Skip to main content

Posts

Showing posts from November, 2006

Flujo de consciencia

3
Ya está el equipo. El Amiwis, el Bufón y la Admo. El Amiwis es el nuevo integrante al equipo y trae mucho para aportar. Su participacion en el equipo es el de ser bufón del Bufón, con miras a bajarle los chones a la Admo (si se puede). Entre los tres traen su pari, y pasan el 60% del día en bulerías y guasas.
2
En el trabajo hay un susodicho que apenas puede expresarse. Es de Brasil, y habla un inglés mocho, a forma de tartamudo. Es un esfuerzo hablar con él, un juego de imaginación, porque da otro significado a las palabras, expresiones. Para acabarla de amolar, tiene una forma moralista. Ese tipo de personas que piensan que su manera es la buena.
1
En la vida, vamos logrando cosas paso a paso, gota a gota. A veces sentimos que nunca se logrará el objetivo, la meta. Pero poco a poco todo se va armando. Paciencia y determinación, una silenciosa fe en el camino, nos lleva a buenos lugares.

Sogyal Rinpoche

For meditation to happen, calm and auspicious conditions have to be created. Before we have mastery over our minds, we need first to calm their environment. At the moment, our minds are like a candle flame: unstable, flickering, constantly changing, fanned by the violent winds of our thoughts and emotions. The flame will burn steadily only when we can calm the air around it; so we can only begin to glimpse and rest in the nature of mind when we have stilled the turbulence of our thoughts and emotions. On the other hand, once we have found a stability in our meditation, noises and disturbances of every kind will have far less impact.

Subjetividades

5
Entró a trabajar a la oficina. Usó su charm femenino, sus formas, su cuerpo, sus coqueteos joviales, para ir avanzando en influencia y poder. Lugar común. Eventualmente corrieron a la secretaria, y ella continuó el ascenso, el dominio. Sugirió que contrataran a su amiga para así ella poder supervisarla. Al rato tenía a su equipo listo, su gente trabajando para ella. Todo estaba bien.
4
Quizá por eso es terapéutico escribir ficción. La no-ficción, el comentario de opinión, siempre está atado al ánimo, lo cual lo hace voluble. Escribir ficción, uno puede esconderse detrás de una ficción y decir las mismas cosas, pero de una forma sutil, que da más satisfacción, no sé por qué.
3
Todo lo que uno escribe es tan subjetivo y atado al ánimo, que luego leemos algo que escribimos en el pasado, algo cuando andábamos en un estado de ánimo negativo, y suele dar pena que en un momento dado teníamos esas ideas. Me pasa seguido, sobretodo cuando escribo sin censura y doy rienda suelta a comentarios subj…

DUDJOM RINPOCHE

Action is being truly observant of your own thoughts
Good or bad
Looking into the true nature of whatever thoughts may arise
Neither tracing the past nor inviting the future
Neither allowing any clinging to experiences of joy
Nor being overcome by sad situations
In so doing
You try to reach and remain in the state of great equilibrium
Where all good and bad
Peace and distress
Are devoid of true identity

Sogyal Rinpoche

Sometimes people think that when they meditate there should be no thoughts and emotions at all; and when thoughts and emotions do arise, they become annoyed and exasperated with themselves and think they have failed. Nothing could be further from the truth. There is a Tibetan saying: “It’s a tall order to ask for meat without bones, and tea without leaves.” As long as you have a mind, you will have thoughts and emotions.

Birds of a Feather

When you arise in the morning
Give thanks for the morning light
For your life and strength
Give thanks for your food
And the joy of living
If you see no reason for giving thanks
The fault lies with yourself

--Tecumseh, Shawnee Chief

La gata

Está pasando algo bien curioso, que no sé si seguirá pasando porque la waifa ya puso sus limites territoriales, ya ni porque tiene 2 hijos que podrían beneficiarse de tener una mascota. El caso es que llegó una gata a la casa (una siamés domesticada, no cualquier gata), y se la pasa afuera, esperando que alguien salga para darle de comer. Está embarazada y anda buscando dónde tener sus crías y no quiero lidiar con eso. ¿Acaso tú vas a cuidar de esos gatitos? No, ¿verdad?, seré yo quien tenga que hacerlo, y no ando de humor para esos líos. Esas son las palabras de la waifa. En cuanto a los niños, ven con curiosidad y terror la presencia de la gata. No se le acercan, pero bien que preguntan por ella.

10 razones para dar gracias

1. Agradece cada cumpleaños, pues no todos lo celebrarán este año. Envejecer con salud es un regalo.

2. Da gracias de que puedes leer estas palabras. Millones de gentes en el mundo no tienen acceso a una educación que les permita desarrollar sus habilidades naturales.

3. Si odias hacer cola para pagar en el súper, piensa en que tienes suficientes recursos para comprar la comida que te gusta y que puedes hacerlo en un lugar limpio y cómodo.Todos sabemos que hay mucha gente que no tiene qué comer.

4. Considera lo maravilloso que es poder pagar tus deudas, aún si tienes que renunciar a algunas cosas. Cubrir las necesidades básicas es un lujo para muchos.

5. Si tienes que levantarte muy temprano para cumplir con tus obligaciones, recuerda que verás nacer un nuevo día y que tienes un trabajo al cual ir. Imagínate cómo sería si te levantaras diario a las 12 y pasaras el resto del día preguntándote qué hacer con tu vida.

6. Cuando estés atorado en el tráfico, imagina que no tuvieras un coche …

EL GATO (50)

50
El jefe se había quedado a medias. La puerta de la habitación de La Mujer Amarilla estaba entreabierta y podíamos ver algo poco decoroso para esas instancias. La Mujer Amarilla estaba encima de un hombre, con las piernas abiertas y sin ropa. Lo estaba fornicando con todas las de la ley, en el piso, en un colchón que reposaba en el centro de la habitación. La escena me dio cierta repugnancia por las cosas bellas. La Mujer Amarilla ya no era joven, y sus pieles se veían arrugadas en ciertas partes. Joder, chilló el jefe, esta mujer sí me gana eh. ¿Qué hacen?, gritó Pimpinela. Está bien, dijo La Mujer Amarilla, que solamente se puso un suéter y salio a nuestro encuentro, dejando al descubierto sus piernas, de donde se alcanzaba a ver una abundante cabellera en la entrepierna. ¿Qué sucede? ¿Ya sucedió?

EL GATO (49)

49
Pimpinela nos abrió la puerta y con su voz gangosa dijo que a esa hora no había consultas con La Mujer Amarilla. No nos importa, dije y empujé la puerta, haciéndola a un lado. El jefe me siguió echándole una mirada a Pimpinela que vociferó algo. Entramos y los artistas estaban más despiertos, más alertas. Unos charlaban y fumaban en la sala. Otros hacían ejercicios de yoga en el jardín. ¿Busca a La Mujer Amarilla?, era La mujer del libro, que me detenía con su persona en el pasillo. La vi con cautela y me tomó del brazo. Está ocupada, dijo. No puede verlos en este momento, pero si... No nos importa, intervino el jefe, se llevaron a Papayux.

EL GATO (48)

48
En el camino, noté que el jefe estaba más serio de lo normal. Le pregunté si estaba bien. Nada, dijo. Estaba recordando a la Papayux, las veces que... ¿Qué veces? Las veces que... Bueno, no es nada personal, no es contra ti, es solo que ella y yo, somos como que amigos. ¿Amigos? No te había dicho por lo que veo, veo que platican mucho, pero no te había dicho, bien, qué bien, me prometió que nunca le diría a nadie, cumplió su palabra la Papayux, sí, qué bien, cumplió su palabra la Papayux, le dio un sorbo a su pachita. Habíamos llegado a la casa abandonada.

EL GATO (47)

47
Yo también voy, dijo el jefe. No, no creo que sea prudente. Cómo que no, tratándose de Papayux, todo es prudente. Ya sospechaba que algo había entre ellos, y aunque no me constaba, el jefe siempre tenía atenciones especiales con ella. Está bien, dije, pero no podemos perder tiempo. El jefe sacó una pachita de su gabinete y sonrió. Con esto no perdemos tiempo. Salimos casi corriendo y en el camino le eché un ojo al carro donde ahora yacía, según yo sin vida, el cuerpo del novio de Papayux. ¿Y a dónde vamos?, preguntó el jefe. Con La Mujer Amarilla. El jefe me vio con perplejidad y le dio un buen sorbo a la pachita.

EL GATO (46)

46
¿Qué pasa? ¿Todo bien? ¿Y Papayux? ¿Y Szechuan? ¿Donde están todos, porqué no avisan si van a salir? Era nuestro jefe que hacía pregunta tras pregunta, de pronto muy neurotico porque no había nadie en la oficina que le hiciera sus mandados. No sé, dije abriendo los ojos. No me siento bien. ¿Qué te pasó a ti? Pensé que dormías. Nada, me sentí débil y... me desmayé, creo. Toma un vaso de agua y te sentirás mejor. No, no hay tiempo. Alguien se llevó a Papayux. ¿Cómo que se la llevó? Se la llevaron contra su voluntad, la plagiaron.

EL GATO (45)

45
La escena me debilitaba, el miedo me hacía inservible, temía por mi propia vida. El de la capucha terminó de succionar a Papayux, que ya no movía los pies, y la soltó, haciendo un gesto de sus manos, como si de triunfo. El cuerpo de Papayux cayó como saco de papas sobre una silla. El de la capucha volteó alrededor, moviendo la cabeza como todo, menos una persona, un humano, luego asintió, como si llegara a una conclusión en sus adentros. Se acercó a Papayux y la levantó en sus brazos sin mucho problema. Salió de la oficina con ella.

EL GATO (44)

44
Tenía que presenciar la escena. Me oculté entre la puerta de mi oficina y vi cómo Papyux abría la puerta sin malicia alguna. Toda una ingenia de las mejores. El de la capucha entró sin decir nada y se le acercó mucho. Ella se hizo para atrás y pareció titubear algo, a la defensiva. Yo estaba inmovilizado, el terror más puro. El de la capucha tomó con sus manos el rostro de Papayux y se lo llevó a la boca, donde se la pegó en un largo y espeluznante beso de succión. Se veía la cabeza de Papayux, y su cuerpo que intentaba escapar del amague, pataleando, y la larga cabellera del de la capucha, que salía de la capucha de forma grotesca. Era como si Papayux estuviera pegada a una bola de vellos obscuros.

EL GATO (43)

43
Me encerré en la oficina y corrí hacia Papayux. ¿Qué pasa?, me dijo ella. Nada, el maldito pendejo ese viene para acá. ¿Quién? El de la capucha, dije, el que vi en la casa de la Mujer Amarilla, ese. Papayux parecía desconcertada, distanciada. ¿Y qué importa?, dijo, que venga. Nada, solo que algo quiere, algo trae. Se oyó un sonido en la puerta. Es él, dije. Cerré la puerta con seguro. ¿Para qué haces eso?, dijo Papayux. Por seguridad coño. No juegues. Papayux hizo un gesto de enfado y se dirigió a la puerta. ¿Qué haces? No, regresa. No estoy, si pregunta por mí.

El gato

He llegado al punto de desinterés de la historia del gato
Lo que pasa es que llega un punto
En que pierdo el interés
Aunque tengo varios capítulos ya escritos
Y una idea del final
La falta de interés no ayuda
Cero motivación
Aunque hay personajes y escenas que provocan cierta emoción para seguir escribiendo
El feeling general es que me fui muy lejos
Tratando de hacer muy ambiciosa la historia
Es solo que la misma historia iba dando para más
Más escenas
Más enredos y personajes
No es la primera vez que me pasa

Vegetariano

Si fuera por mí, seria vegetariano al 100%. Hace unos días fui a un restauran bastante bueno, al que ya me habían dicho, pero no había ido por diversas índoles, distancia, tiempo, desidia. El caso es que bastante bien la opción. Excelente opción. Comida barata y sobretodo, nutritiva. Una barra de ensaladas, con coliflor al vapor y cebolla morada, calabaza al vapor rayada, zanahoria rallada, alfalfa, fríjol de soya con espinacas, y una variedad de aderezo, del cual elegí uno de cilantro. Si fuera por mí, esas fueran mis comidas diarias. Aparte de que uno se siente bien comiendo así, es un complemento a la práctica de la meditación. Todo va de la mano.

Tienda

Había una lolita en la entrada de la tienda, e imagino que era parte del gancho de mercadotecnia. La lolita ataviada en sus atuendos de rigor, botas, shorts, blusa pegada al cuerpo, peinado y maquillaje, todo combinado con el motif de lolita, cuerpo de mujer en apariencia de jovencita, daba al asunto un tono fetiche. La lolita bailaba unas canciones de Madona moviendo los brazos y caderas, y no era el único señor que se detenía para ver la acción. Esto es, mientras las esposas hacían las compras, los señores podían entretenerse.

Almodóvar

Por más que quise ver Volver de Almodóvar
No pude
Dos intentos
Viernes y sábado
Pero en ambas ocasiones me quedé dormido
Tiene que ver dos cosas
Es un filme como muchos de él
De tensión dramática
Un filme tedioso y extendido en el drama
Y dos
Tenía el cansancio acumulado
Y un filme del tipo sirvió de disparador del sueño
Es rico quedarse dormido así

El paisano en USA

Ya lo había dicho
Cuando uno se encuentra un paisano en USA
El paisano actúa como si fuera un atropello a su dignidad
Es una molestia darse cuenta que no es el único en USA
No es el único haciendo compras
Eso quiere decir
Que no es tan importante o elitista su acción
Todos lo pueden hacer
Eso le resta importancia al hecho
Y baja de nivel a aquel paisa que quiere pasarse por algo mejor
Lo sitúa a nivel de los demás
Por eso el enfado
Ellos quisieran ser las únicas personas haciendo las compras

Ataques

Me dice, Siempre atacas a mi familia. Le digo, Lo que pasa es que estás paranoica, cualquier cosa que diga lo tomas como ataque. Ya pues, dice, cambio de tema. ¿Cambio de tema? Cambio de tema, y su carácter se torna peligroso, esto es, cualquier cosa que agregue al tema es contraproducente joder. Risa interior (mía). Básicamente no se puede decir nada de su familia, porque cualquier cosa es ataque. Se debe callar, ser perrito faldero en cuestiones de familia y seguir el sendero del bien, porque mi opinión no es bienvenida joder.

Masaje

Fui al masaje y la masajista me dijo que los hilos negros en el agua eran carbón, parte natural de las aguas termales, y que no había problema si yo me metía al jacuzzi y encontraba una tijerilla, o una mosca. Una sesión estimulante, eso del masaje que motiva la circulación de la sangre y uno se siente bastante bien con la forma que la masajista presiona ciertos puntos con sus manos. Al salir noté unas lolitas en sus 20's, en la recepción, que llegaban al lugar para darse su tratamiento. Unas personas normales, si uno las ve, que no se les veía que fueran del otro bando, aunque una de ellas como que ponía su pierna de una forma sospechosa cerca de su amiga lolita. Luego juntas por el pasillo se fueron, y juntas entraron al cuarto, donde seguramente se metieron juntas y sin ropas al jacuzzi juntas para gozar de las aguas termales, y lo que pasaba ahí adentro, es cosa de ellas, pensé. Juntas, después, quizá, cosas más, quizá un agasajo en las chichis, quizá algo más, quizá masaje, q…

The Journey of the Soul

The meditative experience is the practice of letting go
The more you practice letting go
The more you begin to understand the journey of your soul or your spirit as it detaches from the material nature of existence

--Bruce Rubin, Everyday Mind

EL GATO (42)

42
Titubeé un poco en la escalera, luego Szechuan se incorporó y se bajó del carro, dejando al cuerpo del novio como si nada. Empezó a caminar por el estacionamiento, como en busca de algo, y se encontró con El hombre de la capucha, que le dijo unas palabras bruscamente, luego Szechuan se volteó y él le tocó las nalgas. Acto seguido, El hombre de la capucha apuntó hacia nuestra oficina, y emprendió la marcha, con paso decidido.

EL GATO (41)

41
Esperé a que Papayux se calmara, después le pregunté si quería que hiciera algo. ¿Y qué vas hacer? Nada, puedo ir y decirle algo a tu novio, que sea más considerado. No mames, soltó Papayux y volvió a llorar. Decidí tomar la iniciativa. Ya vuelvo, le dije. Papayux no me hizo caso, pero salí al estacionamiento para enfrentar la situación. No tuve que llegar lejos. Desde la escalera noté que las cosas habían cambiado. Szechuan, encima del novio de Papayux, a cuatro extremidades, se movía como gato, arqueando el lomo, y parecía decirle unas cosas en la boca. El novio no respondía, tenía la boca abierta, los ojos cerrados.

EL GATO (40)

40
Me asomé por la ventana de forma cautelosa, y vi el carro. Szechuan se agasajaba con el novio de Papayux, al que finalmente veía en persona. Como era algo bajo de estatura, apenas alcanzaba a distinguirse su persona, pero era evidente lo que hacían. Szechuan lo tenía bien aprisionado contra el asiento, casi encima de él, y le estaba besando la boca como había hecho conmigo. Carajo, dije. Papayux lloraba en su oficina. La alcancé y traté de consolarla. Siempre me hace eso, dijo Papayux, le gusta provocarme. ¿Pero por qué lo hace? No sé, quizá me vio contigo en el motel. Pero dijiste que no sabía. No sé pues, no sé nada, no quiero saber.

EL GATO (39)

39
Cuando llegamos al trabajo, el estacionamiento estaba lleno. Encontramos un lugar alejado de la oficina, y al ir caminando entre los carros, Papayux me cogió de la mano. No puedo creerlo, dijo. ¿Qué? Nada, no vayas a voltear. ¿Qué, qué pasa?, dime. Nada, apretó el paso. Dime. Papayux me soltó la mano y caminó con paso acelerado hacia la oficina. Una vez adentro, la acorralé contra la pared. ¿Qué pasa? Tu Szechuan, dijo. Está con mi novio en un carro. ¿Qué hacían? ¿Qué crees?

EL GATO (38)

38
Cuéntame más de la Mujer Amarilla, le dije a Papayux. ¿Qué quieres saber? No sé, cómo la conociste. Un día, una mujer me hizo un mal, dijo Papayux, y me recomendaron a la Mujer Amarilla. Papayux vio mi collar. Ese collar te va ayudar, dijo, no te lo vayas a quitar. Pero ella qué, dije. ¿De dónde salió? ¿Quién es? Papayux regresó su mirada a la carretera, pensativa. Es una mujer muy buena, de corazón puro. Ayudó a un hombre muy importante, su familia peligraba, la Mujer Amarilla los salvó. El hombre, a forma de agradecimiento, le regaló esa casa.

EL GATO (37)

37
La poca intimidad que había ganado con Papayux, su mano en la mía, volvió a distanciarse. Le tuve que contar a grandes rasgos lo que había estado pasando entre Szechuan y yo, y sobre El hombre de la capucha. Ya sabía, dijo ella, sabía. Pero ya no quiero saber nada de ella, dije, se me hace medio rara, sobretodo su amigo. Eso dicen todos. Bueno, pero tú tienes... me contuve. Le iba a sacar lo de su novio. ¿Tengo qué? Nada. Es solo que... Tomé su mano y la acaricié. Esa Szechuan no te va traer nada bueno. Ya sé, ya no pienso hablarle.

EL GATO (36)

36
¿No viste el tipo que estaba al lado del carro?, pregunté a Papayux en camino al trabajo. No. ¿No?, no puedo creerlo. Estaba a un lado. No lo vi. ¿Cómo era?. Era un tipo bien nefasto, escalofriante. Quizá lo vi y no le di importancia. Soy muy despistada en esas cosas. Pero ahí estaba, dije. Hay mucha gente rara en la calle. Quizá no la ando buscando. Eso me hizo enojar. Carajo, yo tampoco la ando buscando, pero él nos estaba buscando. Estaba a un lado de la puerta del carro, esperando a que llegáramos. ¿Cómo sabes? Porque ya lo había visto antes. Es amigo de Szechuan. ¿Amigo de Szechuan?

EL GATO (35)

35
En la calle, seguía perplejo ante lo sucedido. Todo el show de La Mujer Amarilla, todo su misterio. Papayux seguía pegada a mí, me llevaba de la mano. Qué significa esto, pensé, pero me dejé llevar. No duró mucho el placer. Antes de llegar al carro, vi algo que me provocó nauseas. El hombre de la capucha, el amigo de Szechuan, estaba de pie a unos metros de la puerta del pasajero. Parecía que Papayux no le daba importancia, quizá pensaba que era un vago. Eso parecía, un maldito indigente bueno para nada. Aunque la capucha le ocultaba el rostro, un pelambre de vellos salían de ahí, y todo eso me dio asco, terror. Sentí la adrenalina al 100%. Quería escapar.

EL GATO (34)

34
Ellos, dijo. Los que te están atosigando. Es ella, la que te está atosigando. Es él, el que te está atosigando. Con el collar no puede acercarse. Te dejará en paz, se cansará de ti, buscará otro a quien atosigar, ellos necesitan alguien a quien atosigar, es su forma de vivir, viven del hombre y su energía, anda, vete, ya, ya vete. La Mujer Amarilla hizo una seña a Pimpinela, misma que nos condujo fuera de la habitación rápidamente. Volteé a ver a Papayux, extrañado, pero ella solo me sonreía. Incluso, por un momento sentí que se pegaba a mí más de lo normal.

EL GATO (33)

33
Eres tú, dijo La Mujer Amarilla. Tú, el que he soñado. Hubo un silencio, aproveché para verla. Era una mujer delgada y larga, una cabellera muy larga, facciones de anciana, pero se vestía jovial, con su falda larga y un suéter. Papayux me pellizcó. Tú, dijo. Hubo otro silencio. Pimpinela entró a la habitación con un collar en su mano y me lo puso en el cuello. De ahora en adelante no debes quitarte ese collar, dijo La Mujer Amarilla. Ellos no pueden acercarse, ¿entiendes?. Ellos ¿quién?, me atreví. Papayux me pellizcó. Está bien, dijo La Mujer Amarilla.

EL GATO (32)

32
Era tenebroso ver cómo movía las piernas. Más bien le temblaban de un lado a otro, como si sufriera un ataque epiléptico. Le hice una seña a Papayux, misma que me tomó de la mano, y me sonrió. Momentos después, se escuchó una voz. Los he estado esperando. Siéntate allá. Papayux me llevó a una silla y ella se quedó de pie, a mi lado. Eres tú, dijo La mujer Amarilla, sí, tú. La Mujer Amarilla yacía en el suelo, y me veía de reojo. Eres tú, te he soñado. ¿Yo? Papayux me pellizcó. No digas nada, dijo Papayux. Ella te hablará a ti. Tú no haces preguntas.

EL GATO (31)

31
Por fin llegamos a una habitación, la única que tenía puerta. Pimpinela nos hizo esperar ahí. Ya vuelvo, dijo. Entró en la habitación. Se escuchó un estrépito, luego volvió a salir. La Mujer Amarilla los espera, dijo. Entramos en la habitación, y no vi nada. Luego bajé la mirada, y vi una mujer muy larga y delgada que yacía en el suelo con las piernas abiertas. Una larga falda le cubría las extremidades, pero movía el cuerpo de forma extraña. Está pensando, dijo Pimpinela.

EL GATO (30)

30
Los artistas dormían, pero había una persona despierta. Era una mujer que de lejos parecía ser una monja. Con una falda que le llegaba a los tobillos y una túnica en la cabeza a forma de burka. Es una voluntaria, dijo Pimpinela, le ayuda a la Mujer Amarilla con las oraciones. Ella es la encargada de las oraciones. Viene por su propia voluntad a hacer trabajos de expiación. ¿Cómo se llama?, pregunté. Nadie sabe su nombre, dijo Pimpinela. Unos la llaman La mujer del libro.

EL GATO (29)

29
Nos recibió una mujer de voz gangosa y baja estatura, que decía llamarse Pimpinela. Pimpinela nos recibió en la puerta de la casa abandonada, que por fuera parecía en ruinas. Por dentro mejoraba un poco la situación. Aunque la decoración era un descuido general, había gente que dormía por todas partes sin orden alguno. Pimpinela, al ver mi estupefacción, me hizo saber que esas personas no eran cualquier tipo de personas. Son artistas, dijo Pimpinela. Artistas que han decidido vivir la vida de artistas, y La Mujer Amarilla les ha dado cobijo aquí para que lleven a cabo sus obras. ¿De qué viven?, pregunté. Muchos de ellos tienen becas, dijo Pimpinela.

Rosa Beltrán

1. La literatura no se dedica a construir mundos felices, sino a crear mundos posibles para entender qué es lo que en realidad ocurre a nuestro alrededor.

2. El lugar idóneo para explorar las emociones, nuestros cambios y las formas de percibir el mundo es la literatura, no las ciencias sociales, no los libros de autoayuda ni, inclusive en algunos momentos, la sicología y el sicoanálisis.

EL GATO (28)

28
La Mujer Amarilla solo recibía visitas a esa hora, según me informó Papayux, porque a esa hora las energías aun estaban frescas para llevar a cabo curaciones. La Mujer Amarilla, para mis asombros y estupefacción, vivía en una casa abandonada. No te vayas con la finta, dijo Papayux. Es solo que esta casa fue donada por un filántropo, y cierta gente vive ahí. La Mujer Amarilla es la encargada del inmueble. A forma de pago, hace consultas a mucha gente. Ayuda a gente.

EL GATO (27)

27
Mientras Papayux desayunaba su papaya, yo trataba de arreglarme. Estaba muy mareado. Creo que no podré asistir a la consulta, le dije. Me siento más mal que ayer. Ya veras que ella te va ayudar. Esperé un rato en el baño, y vi el sostén de Papayux. Usaba ayuda para sus senos pequeños. La Mujer Amarilla te va ayudar, dijo Papayux. A mí ya me ha ayudado muchas veces. Ah, no sabía, dije. Papayux terminó el último bocado de papaya, y vio el reloj. Es hora, dijo.

EL GATO (26)

26
De todas formas no pude dormir. Como había sido yo el que había visto al mirón, eso me puso bastante intranquilo. Ideas de quién pudo haber sido rondaban mi cabeza. Pensé en aprovechar esta situación para verle el cuerpo a Papayux, pero la mustia se había tapado de forma que no era fácil mover las cobijas. Lo que sí pude descubrir, fue algo no muy grato. Su cuerpo despedía cierto olor que luego pude identificar, como de papaya. La entrepierna, sobretodo. De ahí provenía lo papayesco.

EL GATO (25)

25
No te va gustar lo que te voy a decir, le dije a Papayux, pero alguien nos estaba espiando por la ventana. Papayux abrió los ojos. Mi novio es bien celoso, dijo. Ahora me lo dices. Pero no sabe que estoy aquí. Nos quedamos callados. Luego Papayux rompió el silencio. Mmm, mira, podemos dormir juntos, pero como le hacíamos en el camping. ¿Cómo es eso?. Tú duermes a mis pies, y yo a los tuyos, así no pasa nada. Ah, como un 69, bromeé.

EL GATO (24)

24
En vista del éxito no obtenido, hice mi cama en el piso, y me recosté antes que Papayux. Pero era estrategia. Esperé que ella saliera del bañó, para luego verla. No veas, dijo. Me hice el dormido, tratando de verle algo, los senos pequeños, pero la mustia traía su pijama. Se metió a la cama, y por un momento tuve la idea de acompañarla, pero luego, algo me detuvo. Algo que me heló la sangre. Una persona nos había estado observando por la ventana del cuarto.

EL GATO (23)

23
Mientras Papayux hablaba a la recepción del motel para dejar instrucciones de su desayuno, un plato de papaya con limón, yo me le pegaba a sus nalgas y ponía mis manos en sus hombros para darle un lento masaje. Ya, déjame cabrón, soltó haciéndome a un lado. Qué te pasa, le dije. Tú y tu Szechuan ya me tienen hasta la madre, repicó. Deja a mi Szechuan fuera de esto, dije. Sabía, ya hasta la proteges. Nada que ver, estaba bromeando.

EL GATO (22)

22
Por lo menos te traigo a buenos moteles, no de mala muerte como tu novio, le dije a Papayux mientras cenábamos tacos. La elección de tacos había sido de ella. Tenía contradicciones Papayux. Por un lado, según ella muy sana para comer, con sus papayas y demás, pero luego le entraba a las grasas con gran alegría. Ni empieces, dijo Papayux, si tú no me dices nada de tu Szechuan, yo no tengo porqué decirte de mi novio. Pero sabía que lo haría. Siempre corría a contarme la última pendejada de su novio, coitos incluidos.

EL GATO (21)

21
Ya que la Mujer Amarilla era su amiga, y solo recibía consultas a tempranas hora de la mañana, 7am, su consultorio quedaba en las afueras de la ciudad, decidimos rentar un cuarto. Papayux no estuvo muy de acuerdo con el acuerdo, sobretodo cuando nos dijeron que solo tenían una habitación disponible. Duermes en el suelo, dijo Papayux. Después me dio instrucciones preliminares. Que debía comer el último alimento antes de las ocho de la noche, porque al día siguiente tendría que asistir a la consulta en ayunas.

EL GATO (20)

20
Alguien te hizo un trabajo. ¿Qué trabajo? El que te hicieron, dijo Papayux. Solo estás ardida porque ahora me llevo con Szechuan, le dije. ¿Ah sí? Lo imaginaba. Se me había salido decir eso, pero ya era tarde. ¿Y qué más hacen? No hacemos nada. Pero tuve un sueño extraño con ella. Estaba desnuda y caminaba como gato. Qué cosas, dijo Papayux. Necesitas ver a mi amiga. ¿Qué amiga?. La Mujer Amarilla. ¿Cuál mujer?, estás delirando. La Mujer Amarilla, dijo.

EL GATO (19)

19
Tuve una noche intranquila. Visiones del hombre de la capucha y su pelo facial me sugestionaron y dormí mal. En la mañana me sentía tan mareado, que tuve que ir al doctor. El doctor me revisó y dijo que no tenía nada, pero para descartar opciones me mandó a hacer unos análisis de sangre. Mientras tanto, Papayux se preocupaba por mi salud. No tengo nada, le decía, son mareos, cansancio. Ella movía la cabeza y se alejaba. Un día que estaba especialmente pálido, me dijo que conocía una persona que podía ayudarme. Lo que tienes tú no lo cura la medicina tradicional, dijo.

So Daiho Hilbert

It is so important to take care of one's own business, it is a first step to being upright. Yet so much easier to look somewhere else and pay attention to others. When we sit zazen we are left with only ourselves. Just us with our breath and our mind and our senses. Yikes! Still, if we have the courage to continue to sit there, we begin to see clearly the work that needs to be done. The ball of yarn begins to unravel of its own accord and there we are, free of the tangles of delusion.

EL GATO (18)

18
Al verme sorprendido, tuve que actuar lo más natural posible. Di marcha al carro y tuve que pasar a su lado. Szechuan me vio seria y taciturna, nada que ver con la mujer que me había succionado el aliento. El de la capucha, ese era otra historia. Estaba de perfil, pero al pasar hice un esfuerzo por verle el rostro, y lo único que pude ver fue una abundante pelusa, o vello facial que salía de la capucha. No cabe duda, lleno de perplejidad y ansiedad, salí de ahí lo más rápido posible.

EL GATO (17)

17
Me dirigía a mi carro, en el estacionamiento, cuando entre las sombras atisbé a Szechuan. La mujer charlaba con un personaje --parecía ser hombre--, que vestía una sudadera con capucha. El de la capucha gesticulaba mucho y estaba de perfil, no se le veía la cara. En un momento Szechuan se volteó, y el de la capucha puso su mano en sus nalgas como para catear sus formas. Aproveché este intercambio para meterme en mi carro, pero no pasé desapercibido. Szechuan volteó hacia mí, también el de la capucha.

EL GATO (16)

16
Cuando terminó la sesión, Szechuan me dijo que iría a caminar. Le pregunté si la podía acompañar, pero me dijo que no. ¿Por qué eres tan misteriosa?. No hagas preguntas, dijo. ¿Por qué vas tanto al baño? No es de tu incumbencia. Salió de la oficina. Papayux platicaba con el jefe, luego me alcanzó en mi oficina. ¿Qué tienes? Nada. Te ves muy pálido. Algo tienes. Ve al doctor. No tengo nada. Además porqué te preocupas tú, tú tienes novio.

EL GATO (15)

15
Pasé parte de la tarde dormido en mi oficina. Papayux no me habló en lo absoluto, estaba molesta. Estaba sumido en un sueño intranquilo, cuando me despertó una boca. Szechuan, que había pasado el día en el anonimato de su oficina, como siempre, me estaba besando, buscando que yo le correspondiera. Mis labios se amoldaron a los suyos, y como la noche anterior, me succionó el aliento.

EL GATO (14)

14
Tuve un atrevimiento. Mientras Papayux bebía su café, puse mi mano en su seno y le acaricié. Qué haces, pinche loco. Nada. Cómo que nada. Es solo que quería comprobar si usas relleno en tu sostén. ¿Y eso qué te importa? Nada. Nos quedamos callados. Estaba molesta. No me vuelvas a hacer eso. ¿Qué? ¿Ya se te olvidó? No. Tengo novio. Uno que no te gusta. ¿Y eso qué?, muy mi problema. Tienes razón, no volveré a molestarte. Sentí un mareo, tuve que reclinarme en el asiento. ¿Qué pasa? Nada. Te ves blanco. ¿Estás bien?. Sí, solo un mareo.

EL GATO (13)

13
No nos habíamos dado cuenta que nuestro jefe dormía la siesta en su oficina. Larga noche para él también, dijo Papayux. Viendo la situación, salimos a tomar un café. Ella pidió un café negro, yo un té. ¿Así que larga noche?, pregunté. ¿Y Szechuan?, preguntó. ¿Qué tiene? Nada. Sentí una pena. No podía decirle lo ocurrido. ¿Qué tiene Szechuan? Nada, ayer la espiabas en el baño y ahora no dices nada. Ya sé, dije, creo que no vale la pena preocuparse por ella. Ah, de pronto ya no. ¿Para qué? ¿Cómo que para qué? Para aliviar el tedio, para desaburrirnos.

EL GATO (12)

12
Me levanté tarde y llegué tarde al trabajo. Me sentía muy débil y cansado. ¿Larga noche?, preguntó Papayux que se le notaba unas ojeras, y desayunaba su acostumbrada papaya en su escritorio. Puedo decir lo mismo de ti, le dije. Ya sé, dijo, me vi con mi novio y me llevó a un hotel de mala muerte. Toda la noche, ya sabes. No necesito saber, le dije. Ay ay, muy enojado tú. Es solo que te la pasas quejándote de él, y luego terminas yendo al motel. Son muy mis cosas ¿no? Así es.

EL GATO (11)

11
Tuve una noche tempestuosa, llena de sueños extraños. En uno, veía a Szechuan caminando desnuda por el estacionamiento, luego veía cómo se doblaba, se ponía en cuatro extremidades, y comenzaba a caminar con el lomo arqueado, como gato. Acto seguido, llegaba un hombre de baja estatura, un enano, el cual tenía una cabellera abundante, y le ponía un collar en el cuello, el cual estaba atado a una cadena. El enano se llevaba a Szechuan, como si su mascota.

EL GATO (10)

10
Tengo que irme, le dije. ¿Te puso nervioso lo de mi compañero de viaje? No, es solo que... ¿Qué? Nada. ¿No te gustan las mujeres? Asentí. Szechuan me tomó la mano y la metió en su calzón. ¿Te gusta? Asentí. Mis dedos acariciaban la abundante pelusa que se cargaba, luego empezó a suspirar, a gemir de forma extraña, como felina, casi como gato. Qué rico, dijo, achííí... Continué mi trabajo, esta vez metiendo mi mano con más confianza, mis dedos le penetraban la pepa. Arrgghhh... Estuvimos unos minutos de esa forma, luego ella me sujetó la cara con su mano y me llevó hacia ella. Sus labios se pegaron a los míos, y succionó fuerte, llevándose mi aliento de forma violenta.

EL GATO (9)

9
Así que te gusta hacer ejercicio, dije, para romper el silencio bastante incomodo. Ella asintió y se tocó las piernas, el pantalón de lycra. Sí, dijo. ¿A ti qué te gusta hacer? No sé, le dije. No tengo nada en particular fuera del trabajo. ¿Te gustan las mujeres?, preguntó. Asentí. A quién no. ¿Tienes novia? Le dije que no. ¿Y por qué no?, te ves muy guapo para no tener. ¿Y tú tienes novio?. Tengo esposo, dijo. ¿Esposo? Bueno, no es esposo. Compañero de viaje. ¿Compañero de viaje? Gracias, dijo ella de pronto. Gracias de qué. No me había dado cuenta. Se bajaba el pantalón de lycra por las caderas hasta revelar su calzón.

EL GATO (8)

8
Eres muy callada en la oficina, le dije, luego me arrepentí por decirle eso. Tú también, dijo ella. Hubo una pausa. ¿Y qué más haces?, pregunté, aparte del trabajo. No puedo decirte, dijo. Si te digo, tendrías que salirte del trabajo. ¿Y eso por qué? Es mejor así, dijo ella. Nos quedamos callados. ¿Quieres platicar en mi carro?, preguntó. Asentí. ¿Te gusta platicar?, preguntó. ¿Por qué? Me doy cuenta que tú y Papayux son muy amigos. Ni tan amigos. Platican mucho. Pero ella tiene novio. Entonces quieres algo con ella. No sé, quizá. Se quedó callada y me vio, cerrando los ojos un poco.

EL GATO (7)

7
Di unas vueltas por el estacionamiento, dizque buscando un gato, cuando Szechuan me encontró. Venía caminando hacia mí, y cuando vi su silueta, sentí algo de miedo. Ya que estuvo más cerca pude verle la cara. El estacionamiento estaba obscuro. Pensé que ya te habías ido, le dije. Cierto, dijo ella, es solo que me fui a caminar. Me gusta caminar un rato después del trabajo. Hubo una pausa. Me di cuenta que era la primera vez que hablaba con Szechuan fuera del trabajo, fuera de temas del trabajo.

EL GATO (6)

6
El sonido había sido tan espeluznante, que Papayux se pegó a mí buscando confort, y yo le sentí las tetas. Sus pequeñas tetas, que en ese momento entendí que no eran tan grandes, ya que usaba ayuda en su sostén. Oíste eso, dijo Papayux. Claro que oí, se oyó igual que el baño. Carajo, dijo ella, me asusté. Y aparte dónde está el gato. No se ve gato, solo se oyó el chillido. Papayux seguía asustada, pero cuando se dio cuenta que estábamos muy pegados, se alejó. Me tengo que ir, dijo, temblorosa, mi novio me espera. Asentí, y salí del carro. Afuera buscaba un gato.

EL GATO (5)

5
Le pregunté a Papayux si quería platicar un rato. Ella asintió. Nos metimos a su carro, y rápidamente la plática se encaminó a su novio. A veces no me cae bien, dijo Papayux. ¿Por qué?, pregunté. Está bien chaparro. ¿Qué tan chaparro?. Me llega al hombro. La imagen de un enano vino a mí. ¿Y por qué andas con él?. Ooohhh, dijo, tendré mi razones, y se volteo para prender un cigarro. Aproveché para poner mis manos en sus hombros e inicié un lento masaje. Nooo, dijo ella. No qué. Te dije que ya no quiero. Me detuve por un momento, y cuando volvía a iniciar el masaje, haciendo caso omiso de su negativa, se oyó un fuerte maullido de gato. Miaaauuu.

EL GATO (4)

4
En el estacionamiento, Papayux me interceptó. Qué oíste, te ves asustado. Nada. ¿Nada? Está bien, oí un ruido como de gato. ¿Gato? Sí, bien raro. Sabía que esa mujer tenía algo de raro. Es bien nerviosa, y aparte ninfomaníaca. ¿Y lo del gato? Eso no lo esperaba, qué oíste. Un miau muy fuerte, casi como si el gato estuviera a mi lado. Buenas tardes, era Szechuan que se despedía de nosotros y caminaba a su carro. ¿Ves qué raro camina?, dijo Papayux, como si trajera una verga atorada. Deja de criticarle, le dije. Algo tiene ella. Es rara, admití.

EL GATO (3)

3
En la tarde llegué por atrás y puse mis manos en sus hombros. Papayux no dijo nada, pero cuando empecé el masaje, respingó. Párale, dijo. Pensé que te gustaba. Te dije que ya no. En ese momento Szechuan entró a la oficina. ¿Alguien tiene la llave del baño? Asentí. Gracias, dijo. Yo te acompaño, le dije. Aproveché para abrirle la puerta y en esta ocasión volví a instalarme en mi privado. Pegué la oreja a la pared. Nada. Silencio. Luego algo extraño. Un gemido, como de gato. Despegué la oreja asustado. El sonido de gato se repitió más fuerte. Salí del baño y Papayux me interceptó en el pasillo. Qué hacías cochino. Nada.

EL GATO (2)

2
Al día siguiente me instalé en un privado y esperé a que sonara la puerta del otro lado. Pegué la oreja a la pared, pero no oí nada. Después de un rato salí del baño y alcancé a Papayux en su oficina. No oí nada, le dije. Espera que sea más tarde, dijo. Le dije que no tenía ganas de jugar ese jueguito de ella y eso fue suficiente para que Papayux me dejara de hablar. Algo raro, ya que siempre me andaba atosigando con las pendejadas de su novio, que su novio era muy mamón, que su novio era muy chaparro.

EL GATO (1)

1
La Papayux me dijo: Szechuan va mucho al baño, porque hace cosas extrañas en el baño. Qué hace, pregunté. Se toca el cuerpo. Y eso qué tiene de extraño. Lo hace cada vez que va al baño. Papayux se refería a que Szechuan iba al baño cada media hora. ¿Será ninfomaniaca? Ve tú a saber. Esa noche, pasé pensando en las indicaciones de Papayux. Que un día siguiera a Szechuan para oírla del otro lado de la pared del baño, en el baño de los hombres.

So Daiho Hilbert

People often ask, how do you find time to meditate? The answer is that I don't 'find' the time. As we find time to go to the bathroom, to wash our hands and face, and to watch our favorite television shows, I see it as curious that we cannot 'find' the time to practice the most important an essential tasks to successful living.

Becoming

Becoming, which results from clinging, involves the idea of having or being something more satisfying than at present. We want to become a very good meditator, or we want to become spiritual, or more learned. We have all sorts of ideas but are all bound up with wanting to become, because we are not satisfied with what we are. Often we do not even pay attention to what we are now, but just know that something is lacking. Instead of trying to realize what we are and investigating where the difficulty actually lies, we just dream of becoming something else. When we have become something or someone else, we can be just as dissatisfied as before.

--Ayya Khema, When the Iron Eagle Flies

Todo se olvida

Y te fletas
Y aguantas los embistes de Lo's in Lov
De personas menores de edad con ínfulas de poder y vanidad
Amor propio
Te fletas
Trabajas
Manejas el carro
Toleras personalidades que explotan tu personalidad
Te fletas
Luego recibes el pago quincenal
Y todo se te olvida
Todo se olvida
Aunque sea por un fin de semana
Porque tienes algo de dinero y puedes llevar a comer a tu familia a un restauran agradable
Porque tienes algo de dinero para comprarle unos zapatos a tus hijos
Porque tienes algo de dinero para hacer cosas
Pero luego llega el lunes
Y todo se te olvida
Todo se olvida

Dream

Anoche soné con la Tetona. No es la primera vez. En esta ocasión, como en otras, le pegaba un agasajadón cerca de mi waif, y como que no había problema. Todo esto, después de haber bombeado leche unas horas antes. Será que el motor quedó prendido.

Jack Black

Anoche vi un filme hilarante
Ese tipo de comedia que uno se carcajea hasta doler el estómago
Hace rato que no me reía tanto
De tanta simplada
Es teraupetico reírse así
De simpladas
El filme: Nacho Libre
Un filme con cada ocurrencia
Tipo de humor de los Farelli
Un humor entre naco-kitsch
Que hace reventar las carcajadas
Ya faltaba algo así para soltar el estrés

No discriminan

La señora que viene a hacer la limpieza tiene un hijo con autismo o un retraso mental
Se comporta como un niño
Menos que un niño
Es curioso cómo mi hija de 4 y mi hijo 2 juegan con este personaje de 17
Aunque él no juega
No levanta la mirada
Se la pasa con unos audífonos en las orejas
Mi hija le da órdenes
Que jueguen aquí o allá
Él asiente y le sigue la onda
Pero nunca habla
Quizá mi hija lo ve como un niño
Como una persona igual que ella
Es lo que tienen lo niños
No discriminan

Pronóstico del tiempo: Tormenta femenina

Lo puedo entender
Lo puedo atisbar
Así como se atisba el advenimiento de una tormenta eléctrica
El día negro de las hormonas femeninas
Puedo saber cuando la waif está cerca de sus días
Su ánimo se torna nebuloso
Poca paciencia
Poca tolerancia
Se irrita de cualquier comentario
Está a la defensiva
En fin
Puras de esas
Mejor me tapo la cabeza
Para no mojarme con la tormenta

CHUANG TZU

The birth of a man is the birth of his sorrow The longer he lives The more stupid he becomes Because his anxiety to avoid unavoidable death becomes more and more acute What bitterness! He lives for what is always out of reach! His thirst for survival in the future makes him incapable of living in the present

Azotes.com = Clinging.com

5
La asfixia de este trabajo, la monotonía, el repetir la misma faena, llega el momento en que uno asume el papel de robot, donde los sentimientos quedan ocultos bajo la estupidez de una rutina.
4
Curiosamente, también existe el moralista, el empleado que pretende tener superioridad moral sobre los demás, que sabe lo que está bien y mal, que gusta de andar por la oficina con un porte de rectitud ejemplar.
3
Los celos profesionales es una de las cosas más curiosas en una oficina. Ese sentimiento de competencia con otro colega, que sabe que en el fondo está compitiendo contigo para mantener su trabajo, en todo caso. Puede que no comparta contigo sus conocimientos, porque eso te daría una ventaja sobre él, y él ya no sería indispensable.
2
Hay un café cerca que encontré por aquí, y lo que hago es darme mis escapadas a pie, aprovechar para caminar, ejercicio. Lo atiende una mujer que siempre está de buen humor. Siempre. Saca plática a los clientes, sonríe, siempre con un ánimo admirable. Aunque …

Clinging is a Stressful State

The moment we want happiness, we start to cling to it in our mind. We cling to our own idea of happiness. We relate to the outside world as a source of satisfaction.

As soon as we become attached to any idea --happiness, success or whatever-- there is already some stress.

Clinging is itself a stressful state.

Clench your hand to make a fist. As soon as you start to clench your hand, you have to use energy to keep your fingers clenched tightly. When you let go of the clenching, your hand is free again. So it is with the mind. When it is in such a state of clenching, it can never be free.

--Thynn Thynn, Living Meditation, Living Insight

Spacious environment of the mind

What we lack, especially in this culture, is the right, undistracted, and richly spacious environment of the mind, which can be created only through sustained meditation practice, and in which insights can be given the chance slowly to mature and ripen.

--Sogyal Rinpoche

Subjetividades

3
Hablando de incertidumbre, diario vivimos con incertidumbre. Unos más que otros. Depende el medio ambiente. En mi caso, en veces me ha afectado el medio. Luego viene la salud y sus incertidumbres. Hace poco leí un libro, y dice que diario manejamos muchos aspectos donde la incertidumbre juega un papel importante. Es solo que hay cosas que no necesitamos certeza: las tomamos por hechas, por seguras, libres de peligro. Pero si uno lo analiza bien, no hay certidumbre en nada. No hay garantía.
2
Pasar los días en un estado de incertidumbre por la salud, crea preocupación. Es un peso, un lastre emocional. Pero cuando uno determina precisamente cuál es el problema, todo puede resolverse con mejor ánimo.
1
En la mañana fui a caminar. El clima estaba fresco. Mis manos las tenía frías. Buena temperatura para caminar. Fui al laboratorio por los resultados --Luego iré al doctor para que determine exactamente qué tengo y si me tengo que operar--, y mientras caminaba, decidí que sea lo que sea, lo qu…

Subjetividades y generalizaciones

9
Tuve la tentación de escribir sobre la Indeseable. Pero me frené a tiempo. Al escribir sobre la Indeseable, en realidad estoy escribiendo sobre mí. Me delato. Descubro mis feelings más jodidos y como que no va. No merece ni el tiempo ni la atención gastar energía así. Debería saberlo.
8
Recuerdo un tiempo que visitaba hospitales por cuestión de trabajo --tomaba medidas-- y si veía a un anciano en una cama, veía su enfermedad como algo ajeno, algo que solo le pasaban a los ancianos. Bueno, ya no va siendo tan ajeno eso. Al rato quizá estaré yo en la cama, y veré a un joven tomando medidas, que seguramente me vera con una mirada del tipo.
7
Aquí por el trabajo hay un hospital y se ve mucho anciano caminando por ahí. Estos días, con la cuestión de mi dilema, cuando veo a un anciano me pregunto si traerá una situación crónica él también. Si anda por la vida con cierta resignación de tener que vivir con algo que es normal por su edad. Un deterioro del cuerpo. Se requiere valor para vivir así.

Etc

3
Una mente inquieta, necesita retos. Una mente creativa necesita estar interesada en algo. Lo peor es el ocio, el tedio, la rutina.
2
Uno puede pasar la vida rozándose los codos con personas --trabajo, familia-- a las que solo se le conocerá por encima, la superficie. Raro.
1
¿Qué porcentaje de nuestros temores-sufrimientos son imaginados?

Life & Death

En la Universidad tomé un curso
El hombre y su muerte
Básicamente aprender a acercarse a la muerte
Estos días me pregunto
¿Estoy listo para enfrentarme a la muerte?
Por el momento varias cosas hacen que me aferre a esta vida
Principalmente mis hijos
Por ellos son por los que más me aferro
Por eso cuando padezco algún malestar
Me entran ideas extremistas
Cáncer?--
Siempre exagero
Pero hay que prepararse para una eventualidad
Aunque uno nunca está listo para esas cosas
No hay otra
Así es la vida
Uno nace
Uno muere
El intervalo de tiempo entre ambas
Solo El Creador sabe--
Mientras tanto
El instinto de sobrevivencia nos empuja al temor por la muerte
A sobrevivir
Buscar la vida
Evitar las enfermedades
El dolor
Sufrimiento
Lo cual es una falacia
Tarde o temprano
Tenemos que sufrir

So Daiho Hilbert

Meditation is a very helpful, but very challenging experience for sufferers of PTSD. My own experience is that it takes a considerable amount of time on the cushion to make a difference and there must be a willingness to disengage from the thoughts and feeling that arise in the process. We must allow ourselves permission to be compassionate. And for a survivor this is huge. Still, it is very much worth the stretch.

Silenciosa desesperación

Me parece que esa es la descripción idónea para un empleado que no está satisfecho en su trabajo: Silenciosa desesperación. Una desesperación quieta, que sabe que no se puede hacer nada. Una forma de tener que conformarse con lo que hay. Un conformismo que duele, que traiciona nuestra propia esencia y libertad de movimiento, de poder elegir nuestras propias cosas en la vida.

Aburrimientos

Este trabajo me aburre
Me aburre la mezquindad de la rutina
Los malos humores de los empleados atrofiados en una silenciosa desesperación por tener que soportar ciertas cosas
Me aburren sus desprecios silenciosos
Sus necesidades de tener que trabajar
Cumplir con una rutina
Un horario
Con la convivencia obligada entre empleados a los que quizá no se tolera o acepta
Me aburre mi persona por tolerar estas cosas y no buscar otras expectativas más valientes
Me aburre mi falta de valor
Mi falta de visión--
Fe en mi persona

Sueño atrasado

Es una realidad que ya no tolero las desveladas como antes
Esto lo confirmo con la presencia de 2 hijos pequeños
Que gustan de atención a tempranas horas de la mañana
Fines de semana incluidos
No tiene sentido desvelarse
¿Para qué?
¿Para estar tronado todo el domingo?
Chingue su mais
No vale la pena
No tiene sentido tomar alcohol en estas instancias
Es mejor dormirse temprano y aprovechar los días
Fines de semana familiares--
Pero este fin de semana pasado
Aunque fueron divertidos y llenos de risas
Me dejaron agobiado y con horas de retraso en el sueño
Ya no es igual pues

Navidad

La Navidad siempre me agarra en curva
Siempre me digo que el siguiente año
La siguiente Navidad
Estaré más pendiente del inicio de la temporada
Para poder participar de lleno en las actividades y sentirme adoc
Compras/Festejos: Espíritu navideño
Pero luego se me olvida y llego a una tienda y veo arbolitos de Navidad a inicios de noviembre
Joder
Será que cada año empiezan más temprano las decoraciones
Será que mi capacidad de medir el tiempo
La vejez
Se me están escapando estas cosas
Apenas recuerdo la Navidad pasada
Y ya estamos a todo vapor en esta
Me da cierta nostalgia joder
Nostalgia rancia porque me doy cuenta que con la edad
El tiempo pasa más rápido
Y notarlo
Es una forma de sentirse más ruco
De confirmar la ruquez

Overcoming Attachment

Overcoming attachment does not mean becoming cold and indifferent. It means learning to have relaxed control over our mind through understanding the real causes of happiness and fulfillment, and this enables us to enjoy life more and suffer less.
--Kathleen McDonald, "How to Meditate"

Steady Practice

The nature of the essential urge toward enlightenment
Is enlightenment itself
The very fact that we are intrigued with the spiritual quest
Stems from the source of the Light
--David A. Cooper, Silence, Simplicity, and Solitud

Reunión 1

Es medio incomodo estar en una pari
--socializar--
Pero ahí estábamos
Reuniéndonos en casa de mi amiwis y su waifa
En un momento
Mientras los niños corrían en la sala
Nosotros comíamos pizza
Tomábamos Sky en la cocina
(Rompí mi voto de abstinencia)
Estos amiwis empezaron a soltarse una arenga de casados
Peleando delante de nosotros
Lo cual es penoso (pena ajena)
Su diatriba se alargaba
Ella jeringaba que su marido está muy viejo para ella
Que le lleva 12 años
Él prefiere quedarse en casa el fin de semana
Ella prefiere salir
Salir a lugares famosos
Con sus amiwis fresillas
Le dije a mi amigo que es cosa de edad
¿Pa qué se casa con una Lolita?
Las Lolitas no asientan cabeza hasta los 30's
Les gusta salir y lucirse
Aunque estén casadas y con hijos

Reunión 2

En la reunión de ayer
Un amiwis y su pareja fueron a nuestra residencia
Después de 3 litros de vino
Mi amiwis estaba con el rostro hinchado
Rojo carmesí de ebrio
Todo esto lo veía yo desde una perspectiva distante
La perspectiva del que no toma
El sobrio
El observador imparcial--
Observaba cómo este amiwis se deterioraba
Hacía comentarios enfrente de su waifa
Después acorraló a mi waifa y empezó a soltarle una arenga
Un choro de diatriba el cual combinaba con gestos de sus manos raboverdes
Mientras cada vez se acercaba más a mi waifa
Y sus manos le tocaban las piernas
Me sentí celoso
Pero no podía hacer nada
Ya quería que se fueran y limpiaba la mesa
Luego cuando se fue
El waino se despidió de un beso tronador con mi waifa
Mismo que no alcancé a visualizar
Pero ya después interrogué a mi waifa
Le pregunté si el waino se había pasado
Y ella Nooo
Así son los borrachitos
Mi mente cochina pensando por dentro
Ahhh quééé conveniente

Stephen King

La imaginación es una espada de dos filos. Me gusta tenerla. Pero ¿qué hago con ella fuera de control a las tres de la mañana?

[No puedo estar más de acuerdo
La imaginación puede ser enemiga
La creatividad
El exceso de ideas
La creatividad vuelta al revés
La imaginación como enemiga
Como creadora de fantasías
Que se vuelven contra uno--
La imaginación no tiene un boton de on y off]

Paisanos en USA buscando esperanza

Continuando el tema de La Ciudad Innombrable
Sucede algo curioso cuando uno va a USA y se encuentra a otro de esta ciudad
Sucede una especie de envidia a la quinta potencia
Es como si las personas de esta ciudad les cae de a madres encontrarse a otro paisano de aquí
Porque quieren sentirse los únicos
Los que pueden cruzar a USA y visitar lugares
Ser famosos
Comprar cosas
Por qué?
Porque es una señal de que manejan un estilo de vida más elevado
Y no forman parte de esta carroña social
Es una forma de separarse
De distanciarse
Formar parte por un momento
--siquiera--
De una sociedad avanzada
De primer mundo
De valores civilizados donde hay Ley
Donde hay progreso social
Pero su fantasía se viene abajo cuando ven a un paisano de esta ciudad
Es un recordatorio nefasto:
No tan rápido maméis
No te hagas el muy-muy
Que traes el nopal en la frente
Yo sí sé quién eres
Aunque te pongas ropas bonitas y perfumes
Tú no eres de USA
Tú no vives allá
Tú eres como yo
Y como yo
Queremos escapar por unas horas
--tan siquiera--
Para sen…

Hay personas que me aburren
Que me aburre su metódico sistema de ser
De no tomar riesgos
De ser tediosos y no probar cosas nuevas
Me aburre tener que soportar sus quejas
Sus molestias
Sus flojeras--
Quizá me veo en el espejo

La ciudad sin nombre

Para mí
Esta ciudad donde vivo es La Innombrable
La ciudad sin Nombre
Esta ciudad para mí no tiene nombre
Otros usan el nombre de esta ciudad para mercadotecnia
Para apologías intelectuales
Para vender cultura
Crear movimientos o tendencias
Todo basado en la Leyenda Negra de esta ciudad
Pero para mí no tiene nombre
Cuando voy a USA
Me da pena decir que soy de esta ciudad
A mucha gente le da pena
Es una pena real
De sentirse asociado a una sociedad maleada
A una ciudad corrupta
Donde si uno dice que es de ahí
La gente inmediatamente nos tacha de viciados
Viles
Gente que hace trampa
Gente ladina
Como la ciudad--
Quizá lo somos

El espacio

Hay un amiwis que me pasó un tip medio tenebroso
Una forma de leer los chats de una persona en su PC
Él lo hace con su esposa
Me pasó el tip de cómo configurar mi PC
Para luego yo saborear de algún chisme
Torcerla con las manos en la maza
Si tiene algún amiwis con quien se vuela
Pero le saqué al parche
Se me hizo feo de alguna forma
Estar husmeando en cosas personales de la pareja
Es una forma de control muy fea
Eso pienso
Meterse en sus pensamientos
Es casi no darle respeto
No darle un derecho a su espacio
Todos tenemos derecho a ese espacio

Caminatas

Retiro lo dicho
Hace unos días mencioné que casi nadie salía a caminar a las calles de esta ciudad por situaciones de temor
Pues nada
Hoy me comí mis palabras con todo y ketchup del bueno
Varias personas en la calle
Será que yo salgo a una hora más temprana
Y será que hago muchas supocisiones basadas en prejuicios baratos
Pues eso!

See This Reality

Most people fail to see this reality
For they are attached to what they cling to
Pleasures
Delights
Since all the world is so attached to material things
It's very difficult for people to grasp how everything originates in conditions and causes
It's a hard job for them to see the meaning of the fact that everything
Including ourselves
Depends on everything else and has no permanent self-existence

--Majjhima Nikaya

Socialón

Una discusión pasada con la waifa fue que yo era antisocial
Que yo soy el que le gusta irse temprano de las fiestas
(Temprano. Me gusta dormir: con eso de que tenemos hijos y se levantan a las 630 los fines de semana, y yo trabajo, prefiero dormir a desvelarme)
Que casi no salimos
(Cómo vamos a salir si casi nunca tenemos con quien dejar a los hijos)
Que esto y lo otro--
Bien
Este fin de semana tenemos dos reuniones
Espero que con eso se satisfaga su necesidad de socializar

Familias

Esto de las familias politicas contra la familia de uno es pura cura
No se sabe las intrigas internas
Los feelings ocultos--
Hay cosas escondidas
Chismes
Malas vibras
Envidia/rechazo

Empty the soul of self

The soul that is attached to anything
However much good there may be in it
Will not arrive at the liberty of the divine

--St. John of the Cross

[Do good works, yes
But don't get attached to the good you do
Or the good you think--
To join with the divine
Empty the soul of self]

Tetona

Anoche tuve un sueño con la Tetona
La escena se daba en una fiesta
En la cual estaba yo por renovar mis votos con mi waifa
La tetona se dejaba agasajar
Me la agasajaba
Le metía buen agasajo a sus tetas
Se dejaba agasajar aun y cuando estaba mi waifa ahí

Sólo estar

Lo interesante de la meditación
--digamos, uno de los tantos beneficios, descubrimientos que he hecho--
Es que cuando estoy meditando
En esa quietud interesante
Respirando
Estando en el presente
Es inevitable que aparezcan cosas en la mente
Pensamientos
Preocupaciones
Recuerdos
Obsesiones
Cosas del tipo
Que dejo pasar
Pero luego aparecen soluciones a preguntas que me he hecho en un momento
Eso es interesante
De esa forma he dado con una que otra solución
Como si durante esa quietud se crea espacio para ver las cosas
Ver sin aferre-- Without clinging

El frío se está yendo

Este clima cambiante sucks
Calor durante el día
--calor seco de viento Santa Ana, calor que golpea--
Luego noche tibia
¿Dónde quedó el frío de noviembre?
El frío se está yendo con el calentamiento global
En el futuro hablar de frío será cosa de nostalgia
Como algo extinto
Pobres pingüinos
Pobres osos polares
--
A la fecha no he usado suéter
En cambio
Hay gente que ya se viste como si fuera invierno
No entiendo de dónde
Ni porqué
La realidad es que ya no hace frío como antes
En la noche quizá 'refresca'
Pero es una temperatura que no cala
Que no molesta

Blood

En la mañana fui a sacarme sangre
Y quedé en manos de unas principiantes que no encontraban mi vena
Me tenían con el brazo extendido
Con una jeringa hundida en mi brazo
Fue toda una experiencia de vulnerabilidad
Quedar en manos de personas que quizá no saben lo que hacen
Quizá son salidas de la escuela
Quizá estudiantes
Y yo confiándoles mi vena
Mi sangre

Paranoia

En esta ciudad no hay periódicos
Hay panfletos amarillistas--
Lo entendí mientras iba a caminar
Había dejado de leer el periódico a propósito
--un experimento sociocultural--
Y hoy decidí darle un vistazo a la primera plana
De un diario local
Ahí estaba la noticia de la inseguridad
¿Habrá sido coincidencia de que en el día que decido echarle un vistazo ahí está la noticia en la portada?
¿O será que diario sale una noticia del tipo en la portada
Digamos un 85% de los dias del mes?
Sea lo que sea
A eso se despiertan miles de vecinos y ciudadanos
A las noticias locales
Sugestiones de temor

Cosas

Tarde o temprano nos pasa algo
Sucumbimos a ciertas incomodidades de la vida
He estado postergando una operación que debo hacerme
Por desidia
Por dinero
Por más razones de tiempo y contingencia
Pero he decidido hacerme los análisis pre operatorio
Parece que tendré que caer ante la intervención quirúrgica
No hay otra
Hay que enfrentar los temores
Las cosas que tarde o temprano nos pasa en la vida

Sonic Youth

Para escapar de la arpía
Escapé a la calle
--buena medida preventiva, escapar a la calle, en el carro--
Escapé en el carro a la calle de la arpía
Le subí al volumen de mi estereo
Puse un CD de Sonic Youth
Empezó el acelere
El verdadero catarsis
Qué blog ni qué nada
Lo único malo es que esta ciudad está plagada de malandrios
Tarde o temprano uno los ubica
Los ubica la mirada inquisitiva
Es lo malo de los celulares
Los móviles
Los Nextel
Dan oportunidad a una serie de malandrios a comunicarse desde cualquier ángulo
Un malandrio en un carro estacionado en un parking
En una zona aislada del parking
El carro sospechoso
Eso que ni qué
La conducta sospechosa
El susodicho con el radio en la oreja
Está grave el asunto
Puro malandrio vagando las calles viendo oportunidades
Debería ser como en USA
Que no se permite vagancias del tipo
Uno está en el carro sin hacer nada
Y puede llegar una patrulla e indagar nuestra conducta
¿Aquí?
Aquí vale madres
Aunque esa medida reduciría el crimen

Cine

1--
Cosas raras en el cine
Gente solitaria que llega sola
Una pareja dispareja
Un hombre en una fila
Una negrita en la fila siguiente
Eso no me llamó la atención
Lo que me llamó la atención
Fue que cuando empezó la película
La negrita se levantó de su butaca
Y fue a tomar asiento al lado del anglosajón
Que tomó la acción sin interés alguno
Aun y cuando
La situación a ojos de quien sea
--Que una mujer se sentara a su lado habiendo muchos lugares--
Pudiera parecer sospechosa
Y lo era
Aunque toda la película permanecían sin reaccionar uno contra el otro
En silencio
Pero era obvio--
Salieron juntos de la película
Pero sin decirse nada
La negrita iba enfrente
El anglosajón detrás
Los seguí cautelosamente
En el parking seguían juntos
Luego llegaron a un carro
El anglosajón le abrió la puerta a la negrita
2--
Fui al cine, y en la fila de enfrente, me tocó una parejita que andaba a todo lo que da. Traían un agasajo tipo hardcore. El hombre era un negro, y la mujer, que luego pude observar, era una teenager obesa. El negr…

Dogen

No matter how bad a state of mind you may get into
If you keep strong and hold out
Eventually
The floating clouds must vanish
And the withering wind must cease

Gruñidos en la obscuridad

Uno pensaría que los perros no tienen 'malas intenciones'
O humor negro
Pero a veces me quedo pensando en esa posibilidad
Cuando he ido a caminar en la mañana
De pronto hay uno que otro perro
Que espera el momento justo
--aguarda sigilosamente el cabrito--
A que pase por su lugar
Para soltarme una ladrada
Que me saca el susto de mi vida
En esos momentos dan ganas de soltarle un madrazo
Pero hay más--
Anoche salía de la oficina
Y el parking obscuro
--los focos apagados--
Caminaba entre los carros
Cuando escuché una especie de ruido extraño
Como si una persona imitara a un animal
Su amenaza
Me asusté
Comencé a voltear hacia todos lados
Para identificar el origen del agravio
Cuando detecté el carro
Una viejita en su carro
Con un pitbull que sacaba la cabeza por el vidrio de atrás
El cabrito me gruñía en la fucking oscuridad
Susto de mi vida
Ambiguedad animalesca
Pero luego me dio risa
Cierto humor negro en ello
En la posibilidad de que el perro pensara
Voy a esperar a que este wey esté bien cerca
Y le voy a sac…

Locas

Viéndolo bien
Cuando la mujer anda durante sus días inestables
Periodo menstrual
Se me figuran a seres inestables
Que pasan por la locura
Es una locura momentánea
Pero lo es--
Pregúntele a cualquier psiquiatra
Y le dirá que un razonamiento que se basa en los sentimientos
Es una forma distorsionada de ver la vida
Una cognición jodida
Por lo tanto
Durante esos días
La mujer anda distorsionada
Ofreciendo argumentos incoherentes
--aferres, obsesiones, puntos de vista dementes--
Que en cualquier consultorio psiquiátrico
Merecería una dosis de medicamentos controlados
Para balancear su cerebro

Divertimentos

Viéndolo bien
Yo creo que el hombre no necesita a la mujer
Así como hay mujeres que afirman eso
Que no nos necesitan
--cada día hay más de esas--
Yo promulgo que no las necesitamos
Solo para follar
Para cuidar a nuestros hijos
Lo demás
Eso de compañera comprensiva es pura shit
Son demasiadas sus tormentas hormonales
Como para convencer a uno que pueden ser amigas del hombre
No lo son
Ni lo serán

Pinches rucas váyanse a la monda

El matrimonio es difícil
Es una serie de concesiones
Ajustes
Adaptaciones al carácter de la otra persona
Si a esto le sumamos el periodo menstrual de la mujer
Entonces estamos jodidos jajaja--
Cierta tempestad mensual
Que uno olvida que en esa otra parte del mes
Hubo 'amor' jajaja
Tal tempestad hormonal
Que uno la ve muy real
Muy verídica
Y todo lo que sale de la boca de la mujer
De sus ojos
Son negatividades ajeradoras que agobian el 'amor'

Rest in that gap

When you meditate
Breathe naturally
Just as you always do
Focus your awareness lightly on the outbreath
Each time you breathe out
You are letting go and releasing all your grasping
Each time you breathe out
--and before you breathe--
You will find that there is a natural gap
As your grasping dissolves
Rest in that gap
In that open space

--Sogyal Rinpoche

Caminar

Me levanté temprano
Fui a caminar
El aire estaba fresco
Me gusta caminar así
Con sudadera--
Pero no mucha gente camina
Algo me dice que es la inseguridad
Que la gente no sale a hacer ejercicio a la calle
Por la inseguridad
Por el temor--
Las calles están solas
Solo se ven los carros de las mamás
Llevando a sus hijos a la escuela
Uno que otro caminador
Pero no muchos

Berrinche mayor

Hubo un momento adoc
Estaba yo solo con los niños
En una mesa
--La waifa andaba colaborando con las organizadoras de la fiesta--
Cuando el pequeño se pone a hacer tremendo berrinche
Yo solo
La gente viéndome
Viendo al wey ese
Al Caballero Medieval
Con ese hijo berrinchudo--
Pinche pena
Eso es lo que es
En ese momento sentí aversión hacia esa gente que se me quedaba viendo con cara de desaprobación
Como si sus hijos nunca hicieran eso
Pero es una mirada que califica y pone por debajo a uno
Una mirada que dice
Vaya papá que eres
Nosotros SI tenemos bien educaditos a nuestros hijos

Disfraz

Es bueno perder la auto-importancia
Enfrentarse al ridículo
Disfrazarse
Nos da una oportunidad de volver a ser niños
Reírnos de nuestra persona
Dejar las rigideces de los adultos
Las formas conservadoras
Los sentimientos atrofiados

Halloween

varias cosas--
día de triki triki
me disfracé de Caballero Medieval
varios fueron disfrazados en la oficina
--no todos, algunos 'aguados' no, por temor al ridículo--
y esos varios fuimos a comer
en el restauran las miradas:
mira el Caballero Medieval--
es curioso disfrazarse
es un reto al temor
a la opinión ajena
¿un adulto disfrazado en un restauran?
ah es Halloween
pero Halloween es para niños--
esos argumentos sonaban en mi mente
más noche enfrenté de nuevo el reto al ridículo
a la opinión de terceros
fui a la fiesta de la escuela de mi hija
jo
era el único papá disfrazado!!!
y yo por acá
uts
qué buena idea fue esta
pero igual
noté cuánto miedo le tenemos a hacer el ridículo
al qué dirán
al ponerse un disfraz y ser libre
lo cual a ojos de muchos es sinónimo de infantil--
eso sí
unas profes muy disfrazadas
había una morticia erótica tipo vampira
con su atuendo pegado al cuerpo
vestido corto
tetas al aire
escote--
yo feliz viendo cosas