Skip to main content

El coronel SI tiene quién le escriba

Recuerdo aquel personaje de Gabriel García Márquez, dijo, ¿cómo se llamaba? ¿El coronel no tiene quién le escriba?, que duró toda una vida esperando una carta en su correo. Era una espera lastimosa, nostálgica, humilde, que enternecía porque el coronel no perdía la fe, y diario visitaba su buzón. Ese tipo de fe, dijo, de esperanza, es la que mueve montañas. Uno puede esperar mucho tiempo, mucho tiempo, esperar años, pero un día llegará, porque siempre llega, porque atraemos las cosas a nosotros, ya sea en un mes, o catorce años. El tiempo es relativo, la espera es real. El corazón, el amor, es muy grande.

Comments

Popular posts from this blog

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Loving-kindness meditation : Metta : Meditación del amor y la bondad

http://anayoguini.blogspot.com/2008/04/meditacin-del-amor-y-la-bondad.html

El amor y bondad, o Metta en Pali, es una de las cuatro moradas sublimes (brahma-viharas) que enseñó el Buda para alcanzar la liberación. Los otros estados divinos son la compasión, la alegría apreciativa y la ecuanimidad. La práctica de Metta trae más armonía a nuestras relaciones con los demás y nos ayuda a desarrollar la empatía y a ser más amables y tolerantes. Y como también cultivamos Metta hacia nosotros mismos, esta práctica nos ayuda a experimentar menos conflictos internos y a valorarnos más.

"No es una técnica para reprimir tu conciencia del sufrimiento, sino una forma de deshacer las barreras entre tú y los demás", explica Sharon Salzberg, maestra de meditación budista. La práctica se basa en la comprensión de que todos los seres quieren ser simplemente felices y que todos creamos nuestro sufrimiento por nuestra propia ignorancia.

Guía para meditar

Tradicionalmente la meditación Metta se hace …