Skip to main content

Manifestaciones y decretos 2

--No me importa si no me crees --dijo--. Aunque no me creas, esto es real, esto funciona. Te daré un ejemplo. Las cosas que escribo, las manifiesto en mi vida real.

--¿Cómo es eso?

--Así. Las cosas que yo escribo, se hacen realidad, se manifiestan. Me ha sucedido varias veces. Me pasó con una persona que conocí después. Antes de conocerla, escribí un cuento donde apareció ese nombre como personaje. Era un personaje peculiar y de nombre peculiar. Años después, me tope con ese nombre, y tuve una relación estrecha con esa persona.

--No habrá sido coincidencia.

--No seas gilipollas tío. Eso es solo un ejemplo. Te digo que me ha pasado varias veces con mis escritos. Escribo algo, luego me doy cuenta que eso me sucede en la vida real. Conozco una persona. Me sucede una experiencia que había escrito. En fin. Es solo un ejemplo del poder de la manifestación, del decreto. El poder de escribir algo. Ahora lo entiendo, y lo pongo en práctica, lo uso a mi ventaja. Es mi sistema de creación.

--¿Cómo es eso?

--Me alegra que me preguntes. Lo que hago es que si quiero manifestar algo en mi vida, lo escribo. Te pondré un ejemplo. Hace unos meses quería ir a Disneylandia. Lo que hice fue sencillo. Escribí un cuento en el que narraba la situación tal y como quería que fuera. Pues nada. Ya está. En unas semanas iré a Disneylandia. Incluso, todo me salió gratis.

Comments

Popular posts from this blog

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche