Skip to main content

Manifestaciones y decretos

Decidí llevarlo pues, a un lugar donde bailan mujeres con poca ropa. El se mostró entusiasta desde que tomamos nuestros asientos y no perdía ocasión para atraer a las divas. Lo hacía con la mirada y con las manos, y eso que las normas del lugar impedían el uso de manos.

--Aquí sí puedo pensar --dijo, mientras cogía a una diva y se la sentaba en sus piernas como Santa Claus--. ¿Te conté que aquí escribí una de mis novelas más famosas? Pues aquí, en uno de estos dancings, tomé inspiraciones para redactar estéticas interesantes --sus manos charlaban con la diva, y ella parecía divertida, pero ya se quitaba, ya se contoneaba--. Pero bueno --dijo--, no venimos a eso, venimos a hablar de mis escritos. Te comenté --dijo--, que ya no escribo formalmente, solo lo hago para mis usos personales. Pues bien --dijo--, esto tiene una explicación muy clara que a continuación detallaré --cogió a otra diva y se la sentó en sus piernas--. La explicación --dijo--, es que ahora he tomado conciencia de que todo lo que uno escribe, es una extensión del pensamiento. Vamos --dijo--, lo escrito es una manifestación del pensamiento. Viéndolo así, todo lo escrito es una manifestación. Un manifiesto, una postura ante el Universo --otra mujer llegó y se le sentó encima, provocándole un corte de temperaturas--. Bien --continuó--, todo lo escrito es un decreto. Lo que uno escribe es algo que uno se está diciendo a sí mismo y al Universo. Bajo esta óptica, todo lo que escribimos, es como si nos lo dijéramos a nosotros mismos y al Universo. Si el contenido de nuestros escritos es cómico, eso manifestamos para nosotros, más comicidad. Si escribimos lo negativo, eso es un decreto negativo que solo producirá cosas negativas en nuestras vidas. Así pues, me di cuenta que ahora lo que escribo pasa por un censor, un filtro de manifestación, donde deseo manifestar cosas positivas en mi vida. Atrás quedaron las catarsis que no ayudan a nadie y solo propagan sufrimiento. Es hora pues, de manifestar lo bueno.

Comments

Popular posts from this blog

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Loving-kindness meditation : Metta : Meditación del amor y la bondad

http://anayoguini.blogspot.com/2008/04/meditacin-del-amor-y-la-bondad.html

El amor y bondad, o Metta en Pali, es una de las cuatro moradas sublimes (brahma-viharas) que enseñó el Buda para alcanzar la liberación. Los otros estados divinos son la compasión, la alegría apreciativa y la ecuanimidad. La práctica de Metta trae más armonía a nuestras relaciones con los demás y nos ayuda a desarrollar la empatía y a ser más amables y tolerantes. Y como también cultivamos Metta hacia nosotros mismos, esta práctica nos ayuda a experimentar menos conflictos internos y a valorarnos más.

"No es una técnica para reprimir tu conciencia del sufrimiento, sino una forma de deshacer las barreras entre tú y los demás", explica Sharon Salzberg, maestra de meditación budista. La práctica se basa en la comprensión de que todos los seres quieren ser simplemente felices y que todos creamos nuestro sufrimiento por nuestra propia ignorancia.

Guía para meditar

Tradicionalmente la meditación Metta se hace …