Skip to main content

Posts

Showing posts from November, 2007

Las nubes no son el cielo, nosotros somos el cielo

No importa cómo sea nuestra vida, nuestra naturaleza buda siempre está presente. Y siempre es perfecta. Nuestra verdadera naturaleza puede ser comparada al cielo, y la confusión de la mente ordinaria a las nubes. Algunos días el cielo está obscurecido por nubes. Cuando estamos en el suelo, viendo hacia arriba, es difícil de creer que hay algo aparte de las nubes. Sin embargo solo tenemos que volar en un avión para descubrir encima de las nubes un cielo azul e ilimitado. Desde ahí, las nubes que asumimos eran todo, ahora se ven lejanas y pequeñas. Siempre debemos recordar: las nubes no son el cielo y no pertenecen a el. Solo flotan y van pasando en su forma independiente y ridícula. Nunca pueden manchar al cielo.

--Sogyal Rinpoche

Siempre es Navidad

Ayer se ponchó una llanta de mi carro. Salí del trabajo y cuando iba en la calle noté la diferencia, me detuve en una gasolinera. Hice las llamadas correspondientes. Primero a la aseguranza, luego a la agencia. Eventualmente se concertó una visita de un técnico para que me cambiara la llanta. Mientras tanto, en medio del frío, la noche, el agobio del carro --ahora no iba poder asistir a una cena de cumpleaños de mi mamá--, y aparte, la gripa que me azotó hace unas días, fui a comer una hamburguesa. Ahí, sintiéndome fuera de lugar, comiendo en el comedor anticuado, kitsch, de noche, de pronto apareció una canción de Navidad en las bocinas. En ese momento me vino la noción de las nubes, la meditación. La idea de que en la vida tenemos nubes y sol. A veces, aun en medio de las nubes, podemos imaginar el sol, vislumbrar el sol. La canción me llevó a imaginar la Navidad y me dije, esto es Navidad.

El negocio de la espiritualidad

Hay modas. ¿La espiritualidad puede ser una moda? Hay negocios. ¿La espiritualidad puede ser un negocio? El negocio de la espiritualidad. Por donde vivo (en mi país) se usan las modas. Los fads. Lo IN. Últimamente he notado cómo mucha gente que antes no meditaba, o asistía a terapias, ahora lo hace con ímpetu (sobretodo las mujeres). Es como una marea que lo va abarcando todo. Luego uno se fija cómo empiezan a salir los oportunistas. Cursos de meditación, Reiki, Flores de Bach, Chacras, Ángeles, Constelaciones familiares, Yoga, Centros Holisticos, Casas habitación se remodelan y se convierten en centros New Age, donde se ofrecen terapias, curaciones. Se hace negocio de lo espiritual, de esa búsqueda que todos tenemos. Por ahí sale una persona que medita, que asistió a un retiro budista y ahora ve la oportunidad de hacer un negocio. Quizá piensa, porqué no trabajo en lo que me gusta, porqué no inicio un negocio de lo que me gusta, porqué no abro una casa budista. Por ahí sale una perso…

Desarticular el apego

No es fácil desarticular un apego. El apego significa un karma que no ha sido manifestado. Intelectualmente, uno entiende que debe desarticular un apego, pero en la práctica es difícil de hacer.

Si continúas la meditación, inconscientemente, naturalmente, automáticamente, tus apegos disminuyen, y al final, incluso si quieres apegarte a algo, ya no puedes.

-Taisen Deshimaru

Soy capaz de vivir

La respiración detiene el proceso del pensamiento, porque uno tiene que dejar ir el pensamiento para respirar con consciencia. El poder de la respiración está más allá de la mente discriminatoria. El método de contar nuestras respiraciones es una forma de ocupar la mente, para que la mente no nos ocupe a nosotros. Aunque uno diga 'uno' 'dos 'tres' la secuencia en realidad es 'uno', 'uno', 'uno'. No depende de la memoria o consciencia. Aunque parezca lineal, esta repetición se vuelve como un mantra y de esta forma suelta a la mente. Cada vez que inhalas, la exhalación es compasión. Es la respiración de dar o dejar ir. La inhalación es recepción. Es como el nacimiento y la muerte. Inhalar es una forma de renacer. Es una forma de decir, 'Soy capaz de vivir'.

-Jakusho Kwong, Zen in America

Respuesta a email

¿Por qué es tan importante la postura en la meditación, por qué la espalda recta, se puede meditar acostado, parado?

Se puede meditar en cuatro formas. Sentado (en suelo, silla, etc). Acostado. Parado. Caminando. Sentado es la postura más recomendable, pero se pueden elegir las demás. Incluso hay meditación en acción. Espalda derecha: porque así nos mantenemos alertas, atentos.

¿Es posible que aún sin tener conciencia de ello, antes en nuestra vida hayamos meditado sin proponérnoslo?

Sí. La meditación es estar presente. A veces uno puede estar muy 'concentrado' haciendo algo como escribir. Ese es un estado meditativo, porque se está presente y solo se hace una cosa a la vez, escribiendo. La mente no está divagando. Se puede estar en un estado meditativo mientras se cortan las flores, mientras se baila, etc.

¿Se puede confundir la meditación con una especie de letargo? Es decir como si de tan relajado , ¿dormitar?

No. El momento que nuestra mente deambula y dormita, ya no es medit…

Las nubes

La meditación es el balance. Pero no es solo la meditación, per se. Es la noción, la sensación de centro que nos brinda el meditar, lo que nos da balance y perspectiva. Las cosas a nuestro alrededor se mueven, cambian. Pero el meditar nos lleva a nuestro centro, y podemos mantener el centro, ver cómo las cosas a nuestro alrededor cambian, se mueven, se convierten en otra cosa. Que el vecino un día nos saluda, luego no. Que la familia política es tolerable, luego no. Que no hay trabajo, que sí. Que tenemos la gripa. Que la directora de la escuela es amable, luego no. Que Fulanito dijo esto. En fin, cosas cambiantes. Cuestiones externas que deambulan como nubes desconcertantes, pero nosotros mantenemos el centro, y podemos entender la noción de la impermanencia: todo está cambiando, pero nosotros mantenemos el desapego, dejamos pasar las nubes. Meditando sabemos lo que hay, lo que es. Lo demás se vuelve efímero, sombras pasajeras en un paisaje cambiante.

Right Speech

A veces decimos palabras hirientes. En el budismo hay un concepto: Right Speech. Significa que debemos cuidar, ser conscientes de lo que decimos. Esto es parte del estar presente en nuestra vida (mindfulness). Decir cosas productivas, que ayuden, y no cosas hirientes que afecten. Ayer alguien me enseñó este concepto al verme afectado por algo que me dijo. En ese momento entendí cuánto podemos ayudar a una persona, o cuanto podemos afectarla. Le di gracias internamente (aunque no es fácil hacerlo cuando se es agredido), por enseñarme eso, y por enseñarme la paciencia, la tolerancia. No es fácil. Pero vale la pena observar estas cosas y seguir adelante. Hay mucho de humildad en esos momentos.

Cinco minutos de meditación

La gente me pregunta: ¿Cuánto tiempo debo meditar, y cuándo? ¿Debo meditar veinte minutos en la mañana y en la noche, o es mejor varias meditaciones durante el día? Sí, es bueno meditar veinte minutos, pero no es el límite. No he encontrado en las escrituras alguna referencia a veinte minutos; creo que es una noción que ha sido adoptada en el occidente. Lo importante no es cuánto medites; sino si la práctica te lleva a un estado de presencia (mindfulness), donde estás abierto a conectarte con la esencia de tu corazón. Cinco minutos de meditación conciente es de mayor valor que veinte minutos dormitando.

--Sogyal Rinpoche

Lavar la ropa

A menudo, los meditadores principiantes sienten que sus 'mentes negativas' no están mejorando, sino empeorando. Sienten que la meditación es la causa de esto.

Consideremos lo que pasa cuando lavamos ropa. Ponemos la ropa en el agua, un poco de suciedad aparece. Mientras continuamos lavando la ropa, el agua se hace más sucia. Sería inútil echarle la culpa al agua y jabón --el proceso de lavar meramente revela lo que ya está ahí y es el proceso correcto para quitar la suciedad.

De forma similar, la meditación es la forma correcta para purificar la mente: primero descubrimos las negatividades, y luego cosas más sutiles.

--Kathleen McDonald, 'How to meditate'

Siempre hay tiempo

Hay tiempo suficiente para meditar, es sólo que no entendemos la práctica, es todo. Mientras dormimos, respiramos. Mientras comemos, respiramos. ¿Por qué no tenemos tiempo para meditar? Donde sea que nos encontremos estamos respirando. Si pensamos de esta forma, entonces nuestra vida tendrá tanto valor como nuestra respiración. Donde sea que estemos, tenemos tiempo.

--Ajahn Chah, 'Taste of freedom'

Estad quietos, y conoced que yo soy Dios

46:10
Estad quietos, y conoced que yo soy Dios
Be still, and know that I am God

37:7
Guarda silencio ante el Señor, y espera en él
Be still in the presence of the Lord, and wait patiently for him to act

Inocencia

Iba por la calle y me sucedió algo extraño. Un momento deja-vu. Iba una mujer con una carreola y bebé, el bebé asomando la cabeza por la carreola. Al ver al bebé, era como si mi hijo, pero a esa edad. Me hizo recordar esos días. El mismo tipo de cabeza y cabello, hasta la expresión. Muy interesante experiencia. Me conmovió. Proyectar los sentimientos a un bebé, como si estar viendo una fotografía viviente de mi hijo a esa edad, mediante recuerdos. Me llevó a considerar los sentimientos, y la inocencia de esos días. La inocencia de él, y mi inocencia.

Consciente de cada movimiento

La meditación consiste en regresar la mente a casa, y esto es realizado mediante la práctica de mindfulness (estar presente).

Una vez una anciana fue con Buda y le preguntó cómo se meditaba. Buda le dijo que estuviera consciente de cada movimiento de sus manos mientras sacaba agua de un pozo, sabiendo que si lo hacía, pronto se encontraría en ese estado espacioso, tranquilo y alerta, que es la meditación.

--Sogyal Rinpoche

Concentración-insight

La meditación es como un tronco de madera. De un lado del tronco está insight e investigación. Del otro lado está calma y concentración. Si levantas todo el tronco ambos lados surgen al mismo tiempo. ¿Cuál lado es la concentración y cuál insight? Solo esta mente.

--Ajahn Chah, 'Still Forest Pool'

Dhyana

La palabra Zen viene de la palabra en sánscrito 'dhyana', que significa meditación. Zen es la experiencia directa de como son las cosas. Zen es una travesía personal hacia la iluminación. Zen es conocer la mente. Zen es vivir la vida. Zen es no tener preferencias. Zen es convertirse en alguien extraordinario. Para entender el Zen hay que abrazar la paradoja.

--Timothy Freke, The wisdom of the zen masters

Mantra

1
Un mantra es una vibración que disuelve los oscurecimientos y activa lo luminoso.

(Si entendemos por vibración: oscilación, movimientos de va y ven, ritmo; mantra puede ser una palabra que va y viene, un sonido que va y viene, o la respiración que va y viene, inhalación y exhalación).

2
El objetivo de un mantra es el sosiego de la mente y las emociones, y centrar la atención en el momento presente, vivir el momento presente.

3
Al usar el mantra, liberamos nuestras mentes de la esclavitud del ego y las emociones.

El trapo sucio

Hay una metáfora que dice que la meditación nos va purificando de los oscurecimientos, negatividades que durante la vida hemos integrado a nuestro ser. De forma que cuando meditamos, es como si pusieramos nuestro ser ante un baño de pureza. Otro ejemplo, es como si pusieramos un trapo sucio ante un grifo de agua. Cada vez que ponemos el trapo al agua (a la meditación), surge más suciedad. El trapo se va limpiando, sí, pero toma tiempo en sacar la suciedad.

A veces pensamos que con unas semanas de meditación estaremos limpios, iluminados y seres magníficos. Pero debemos tomar en cuenta que llevamos una vida entera ensuciándonos con los oscurecimientos del ego, y por lo tanto, toma tiempo limpiar el trapo. Que uno sienta agresividades, nerviosismos, es parte del proceso de limpia. Debemos dejar que todo fluya, y regresar a meditar. Poco a poco, el trapo ira quedando limpio.

Silencio, Quietud y Simplicidad

Tres elementos de la meditación:

1. Silencio
2. Quietud
3. Simplicidad

Nos sentamos en un lugar silencioso, en una posición cómoda, quieta, y dejamos que la meditación surja sola, con sencillez. No hay complicación, no hay búsqueda. Es solo estar en la simplicidad de nuestro Ser. Dejar que la meditación nos lleve naturalmente al centro que todo lo sabe. Ese centro es Dios.

Asombro y Espíritu

La vida está compuesta de momentos que, si no los atendemos, de pronto nos encontramos viviendo una vida que avanza rápido, sin novedades o situaciones que nutren. Es buena la variedad, hacer algo. Uno puede olvidarse. La rutina semanal, el trabajo, todo contribuye a una desensibilización. Llego a estas conclusiones porque a veces yo caigo en eso. Aun y cuando llevo una práctica de meditación que al parecer aporta frescura, se puede caer en la rutina. Sobretodo en la ciudad donde vivo, que es un tanto limitada en cuanto a recreación. No es como otras ciudades donde uno tiene alternativas culturales. Acá es mucho el consumismo. El caso es que el fin de semana hicimos un plan. Y no fue mi idea, fue de mi hija. Papá, porqué no salimos a una parte. Eso, viniendo de una niña de 5, me sirvió de motivación. Pensé que los niños, tanto como los adultos, caemos en rutinas. Un niño lo atisba y siente necesidad de despejarse. Fuimos a un museo y vimos varias cosas. Una salida muy nutritiva, muy s…

Trance del Ego

En la mañana iba en mi carro, y en un momento tuve dos asuntos. Un carro se adelantó en mi carril y me quería sacar, luego otro venía peleando atrás de mí con otro carro. El tráfico estaba intenso. Se les veía en los ojos, en las caras, cierto tono desesperado. En esos momentos nos entra un instinto primitivo. Caemos en un trance, en una reacción de salir adelante, salir mejor. Que los demás se queden atrás, porque lo que importa es Yo. Eso es lo más importante. Lo demás no existe. Puedo chocar tu carro, pero lo que importa es mi felicidad, mi seguridad, mi satisfacción personal. Pero todos somos Uno, y venimos del Uno. Es entonces cuando uno observa qué ignorantes nos ponemos a veces en la vida, qué primitivos y vulgares, como animales encerrados en jaulas. En las jaulas de nuestro Ego.

Dejando ir el apego

Cuando medites, respira naturalmente, como siempre lo haces. Enfoca tu atención ligeramente en la exhalación. Cuando exhales, fluye con la exhalación. Con cada exhalación, estás dejando ir todo apego.

--Sogyal Rinpoche