Skip to main content

Posts

Showing posts from April, 2009
La práctica de Darma significa hacer frente a lo que está sucediendo en nuestra mente en este momento. En lugar de soñar con los apegos, hacemos frente a lo que tenemos ahora. En lugar de ahogarnos en temor por el futuro, seamos conscientes del miedo e investiguémoslo.

-Thubten Chodron

Los días que precedieron a TAMIFLU®—

La vecina dice
Que han subido la alerta
A Nivel Cinco
Y por lo tanto
Debe abandonar su hogar
Refugiarse en una Zona Segura
Pero todas las zonas son iguales
Y así como ella
Habemos muchos
Que pensamos igual
Hermanos alarmistas, somos—
Son, los que difunden los chismes (Palabra Correcta)
Y hacen las compras impulsivas o corren al carro estornudando con el celular en la oreja—
Así viven, vivimos
Presas del pánico y los medios de información—
—Cuando piensas que una persona es sensata
Sólo ponle la olla en la lumbre
Y a ver cuánto aguanta—


*TAMIFLU® Cápsulas de 75 mg está indicado para el tratamiento de la influenza tipo A y B

La atención plena

La atención plena es el camino
No te engañes buscando la verdad en otros lugares
Sólo presta atención a los pequeños eventos diarios
Y obtén conocimiento de la vida

—Kasyapa

Oh amore en los tiempos de Swine

What’s all this business with this Swine Flu coming and going, you say
People coming and going
Scared
With surgical masks looking like some ER person

Just take precautions, you say
Like you would
If you were about to kiss a chick
With a runny nose and stuff

Much obliged Dear Sir

What’s all this business about pandemic, you say
And the papers running wild headlines in the South

Well, you know
The Media and its precursory madness about to come alive

Y de pronto, esta sensación de que la nariz escurre

Incluso dentro de la crápula, estabas atento a tus pisadas

No eres el budista/católico idóneo para aparecer en la portada de Shambhala Sun. Has tratado, sí, con ardua vehemencia, de comprometerte con los preceptos del Camino Medio. Unos los practicas con diligencia. Atención Correcta, Concentración Correcta. En cuanto a Palabra Correcta, has avanzado y eres más consciente: puedes notar cuando hablas con resentimiento, o envidia.

Medios de Vida Correctos, los tienes ubicados. Practicas una ocupación que beneficia al hombre. Escribir también la consideras parte de esa ocupación, por lo que tratas de escribir notas que contribuyan. Acción Correcta involucra el vino. Y es que durante una parte de tu vida fuiste alcohólico social. Esos personajes adorables que requieren de un vino para tonificar los apetitos y poder convivir con los semejantes. Tú, my friend, fuiste uno de ellos. Pero venciste el apego con vehemencia y honestidad. Dijiste no, cuando otros decían sí.

—Es un apego psicológico —decís—, muy fuerte.

Porque uno de los efectos inmediatos…

Jardín Zen

Empezando a entender el concepto del Jardín Zen, empresa a la cual me he entregado con afán ambiguo, ya que no cuento ni con los materiales que normalmente se utilizan en esos espacios, ni con la experiencia de diseño. Pero uno aprende trabajando, y eso también lo he realizado con afán. Últimamente he trabajo mucho al aire libre. Hoy que renovaba unas franjas de jardín donde estaciono el auto, me empezó a llegar la noción de lo que podría entenderse como Jardín Zen, versión occidental. No se trata de imitar a los orientales, sino (como en el haiku también) buscar lo que ellos buscaron. Utilizar los materiales locales y aplicar el concepto zen de la vacuidad, contrastes de lleno y vacío.

Mascotas de vida—

Es una niña que tiene una magia en los ojos
Una nueva amiga que Valentina ha hecho
Una niña que carga algo
Una sonrisa fácil en el rostro
Tener contacto con animales ayuda a los niños, me argumenta su mamá
Una señora europea con ideas antiguas
Y le creo
Lo veo en mi hija
Cómo ha ido cambiando desde que tiene una canina
Llamada Darma

Salvador

Hay cosas que no se pueden decir en un haiku. No hay espacio. Demasiado material queda fuera. Como la Teoría del Iceberg de Hemingway, donde sólo se cuenta la punta del relato, dejando fuera lo demás, para que el lector lo llene.

Era de mañana, y andaba enrollado en una serie de labores domésticas, mi forma de poner en práctica el Darma de lo Cotidiano, meditación en acción, o como en los templos zen donde practican Samu, un trabajo con conciencia plena, para desarrollar la espiritualidad.

Llegaron dos niños con gelatinas.

—¿Nos compra una?

Dejé a un lado la escoba, barría las escaleras del frente, y pensé un poco. Eventualmente fui por unas monedas y les compré dos vasos, piña y fresa. No serían para mí.

Alguien pasará más tarde, pensé.

Dicho y hecho. A las pocas horas, cuando ya echaba agua en las escaleras, a medio día, con el sol de primavera haciendo sus primeras instancias, llegó un sujeto moreno, robusto, de pelo a rapa.

—Hermano —dijo—, ¿no tendrá una comida que le sobre? Soy centroa…

Maniquí con hoodie

Al principio no le vi, estaba tan enfrascado en la escritura, que su presencia pasó desapercibida ante mis instintos. No había encontrado computadora aceptable en la biblioteca para corregir haikus —al lado estaba una persona que aparte de su suciedad, pasaba succionando el moco de su nariz—, de forma que decidí escribir en el auto. Cuando redacté dos cuentos, levanté la mirada y le vi dentro de su camioneta en la calle. A primera instancia se veía un auto con múltiples artefactos encima del techo —la modalidad actual que han tomado unas personas de vivir en su auto por la crisis hipotecaria—, pero luego me fijé en su persona. Un hombre aparentemente inmóvil, tieso, cubierto por una sudadera con gorro o hoodie, y la cabeza inclinada. Lo observé unos largos instantes, intrigado por su inmovilidad de estatua. Hasta llegué a pensar que se trataba de un maniquí, o alguna vestimenta que el dueño había dejado y que sugería la silueta de una persona. Lo más enervante era que no se movía y po…

El Camino Medio

Luego de haber alcanzado la iluminación, Buda predica el llamado Sermón de Benarés en el Parque de los Ciervos. Es allí donde por primera vez enuncia lo que será la base conceptual sobre la que se establecerá la doctrina, poniendo en movimiento la rueda del Darma o dharmachakra.

"Estos dos extremos, oh monjes, no deberían ser seguidos por un renunciante. ¿Cuáles son éstos dos? (1)Complacencia en los placeres sensuales, esto es bajo, vulgar, ordinario, innoble y sin beneficio; y (2)adicción a la mortificación, esto es doloroso, innoble y sin beneficio. No siguiendo estos dos extremos el Tathagata ha penetrado El Camino Medio que genera la visión, que genera el conocimiento, que conduce a la paz, que conduce a la sabiduría, que conduce a la iluminación y que conduce al Nibbana.

¿Cuál, oh monjes, es el Camino Medio que el Tathagata ha penetrado que genera la visión, que genera el conocimiento, que conduce a la paz, que conduce a la sabiduría, que conduce a la iluminación y que conduce…

O era mi imaginación

Escribir es el arte de observar. Es un arte pasivo. Observar, presenciar, solo estar y ver lo que hay, como una meditación. Comía plácidamente en un restaurante semi vacío, cuando entró una mujer en sus primeros cuarentas, acompañada de un hombre obeso. Extraña pareja, pensé, observándolos.

Ella también me observó, y ese enlace provocó que ella se ensimismara, yo también. Yo, porque practicaba la observación (lo que suelo hacer cuando ando en público y que luego deposito en textos), y ella, porque parecía esconder algo.

El que 'esconde algo' o es 'aprensivo de algo', voltea a su alrededor para ver si es vigilado, para ver si la vía está libre. Eso pareció hacer ella cuando recorrió la mirada por el restaurante y vio que alguien la avistaba. Le cambió el rostro. Me volteó a ver varias veces. No sé qué habrá pensado.

Como si dos polos opuestos se encontraran. El que no quiere que lo vean, y el que observa. Pasé el resto de la comida sin voltear en su dirección, contagiado d…

Un milagro observado—

El pajarito
Sujeta una palomilla viva en su pico
Esta se aletea histérica
Tratando de escapar
Por un momento se libera
Cae al piso atolondrada
Pero el pajarito la vuelve a aprisionar y se la lleva volando—
Nunca había presenciado
Ese lado depredador
De los pajaritos

Samu espiritual

No sé qué hay en una buena sesión de trabajo físico al calor del sol, tomando alguna bebida de naranja, si es posible. El quehacer doméstico, Arjuna, pero de orden más rudo. Qué hay de forjador, en una sesión física de jardinero. Qué hay en el sudor, y en la satisfacción de un trabajo bien hecho, al final del día. Cortar ramas, arar la tierra, podar, barrer hojas secas, dejar todo como nuevo. Es como si uno mismo se renovara.

Samu

Cómo goza - Su comida el perro - En la noche

Sastre,
Y su biblioteca
Mejor que la mía

La señora
Envía bendiciones
¿A quién en la calle?

Otra vez el abismo
Para arruinarme
El día

Luna naranja
En las buenas
Y en las malas

Estoy teniendo
Uno de esos días

La lona azul
Del vagabundo
La usa para dormir

Sólo vengo a meditar, le digo
El ex drogadicto
Vende chocolates

En el café
Todos comen
Con su laptop

A pocos metros
La palmera decide
Soltar una parte

Cómo goza
Su comida el perro
En la noche

Rueda del Darma

Entender ciertas cosas

Ni siquiera investigué el misterio. Hay misterios que no se investigan. Ross estaba en la casa, trajinando el quehacer. Sus manos, dice mi mamá, son pesadas, pero buena para limpiar. En cuanto a dejar las cosas en su lugar, o entender cómo funcionan, hay un desliz. No se trata de cultura. ¿Estás ahi, porqué no escribes? Silencio, indiferencia, blog.

El día era propicio para acudir a un evento de escuela. Los papás en el teatro, esperando la presentación de sus hijos. El nerviosismo de unas mamás, que la videocámara, que si tiene carga, que si el móvil, y yo sensato, quieto, observando el drama circundante como lo hacía Borges en un cuento, de sus primeros.

La mayoría de los papás son menores a mí, unos podrían haber sido mis hijos. Esto es una situación generacional que me provoca distanciamiento. Pero no me arrepiento de haber tenido mis hijos a esta edad.

Biblioteca times

"Nunca había visto a un hombre escribir tan rápido con dos dedos", said she, una mujer subida en kilos, mientras yo tecleaba en la PC, un post titulado, They'll be singing your song. "La práctica", le dije, "además, así aprendí a escribir a máquina, con dos dedos". "Ey", dijo, "whatever works for you". She left quietly, a few moments later, after typing on the computer.

Y finalmente...

Da lo mismo escribir. Que la pulcritud y la ortografía, las reglas y la sintaxis. Que los cuentos o los poemas, el haiku. Qué más da. Es lo que és y nada ha cambiado. Una prosa poética. Lo único que ha cambiado es la rigidez. La falta de naturalidad con la que escribía antes, pero luego me empecé a fijar (apegar) en los estilos de otro blog. Pero no puedo ser como esa persona. Ni esa persona es como yo. Es lo que és. Incluso, esta opción de blogger, que permite etiquetar los posts, es una limitante. ¿Cómo sabemos si lo que escribimos es una entrada estilo diario o un cuento, o comentario editorial y qué más da en realidad, al final de las cosas, when its all said and done? Eso sólo limita y cataloga la expresión, la mete en distintos cajones. Todo es Uno.

Hombres rudos

Desde siempre no me he considerado el hombre prototipo que gusta de situaciones como motocicletas, juegos de soccer, perros de pelea, peleas de box, cervezas y cigarros entre semana — Llevo la vida de reflexión y tolerancia, la contemplación (cuestión que ya no comparto con cualquiera, por temor a ser juzgado) — Puedo barrer la escalera y hacer el quehacer con la misma facilidad que una mujer, sin sentirme menos hombre, lavar los platos, pasar la aspiradora — Por un tiempo tuve un vecino con el cual nunca pude hacer clic — En más de una ocasión me mostré atento, tratando de abrir conversación cuando nos encontrábamos en la calle — Pero quizá él veía que yo no compartía su estilo. Quizá me veía retirarme temprano, como los niños, mientras él fumaba un cigarro en la terraza para desestresarse.

Tertulias que no acaban

Son de esas amistades que, tenemos una química grandilocuente. Sentarse a comer o pasar una velada, conlleva a tertulias y temas. Desde la mamá abuela, hasta la hija de nuestra edad. El esposo se mantiene al margen del torbellino que suelta su esposa. Una mujer, no como otras, que cuando se sienta a charlar, te suelta temas y análisis sin precedentes — Un baúl de conocimientos es ella (le insinué que debería ser comentarista en alguna emisora), y por eso es interesante charlar con ella — Estábamos pues, en el restaurante familiar, y cada quien nos entregábamos a nuestra tertulias — Yo con la mamá abuela, mi esposa con la hija, y entre los niños también hacían tertulias (siguiendo el ejemplo adulto) — Escena curiosa, para los meseros sobretodo. Cuando nos visitó uno, se mostró paciente — "¿Ya van a ordenar?", espetó, no en una, sino en dos ocasiones, buscando que consumiéramos, y no fuéramos clientes que sólo ocupan dos mesas.

Como andar en bicicleta

Parece ser que en los días santos me entra una desazón (¿a quién no?). Una de las razones más típicas, ya que hago memoria, es que nunca he salido de vacaciones — Mientras otras personas preparan maletas y hacen reservaciones para la playa, yo caigo en la nada — Como que la Semana Santa siempre me agarra en curva, y cuando menos lo pienso, ya está encima. No hay planes — Aparte lo económico. No ando en modalidades de viajes familiares — Pero no la pasamos mal — Ya el miércoles traía la desazón y presentía un cambio — Decidí poner en pausa todo lo relacionado al ciberespacio — Email, blog, MSN. Una forma de autocontrol: dejar los apegos, dejarlos estos días, pero también una razón — Me dije, si el apego a lo material trae insatisfacción (el apego a lo físico, lo tangible), el apego a lo virtual, lo no tangible, eso trae aun más insatisfacción (¿Cómo podemos apegarnos a algo etéreo?) — El mundo cibernético es virtual, hay mucha fantasía y situación efímera — Apegarse a eso es diez veces…

Ruperto el loro

Si hay exceso
De actividad mental
Entonces mindfulness



Nada cambia, dijo
Los niños, los papás
Las generaciones



Historia conyugal
Él pide Blue cheese
Ella Mil islas



El maestro nos cuenta
De su hija
El bebé va nacer



Eructé en la escalera
-Sin saber-
Un conserje estaba ahí



Habla con su loro
La rubia estupefacta
Atrás de él



Esta vez
El billete de veinte
Aparece en mi cartera

Cambios

¿Y ahora qué? Esto del blog siempre ha estado ligado al ánimo. Me pasa a mí, les pasa a otros. Lo veo a menudo. Blogs que entran en pausa, porque el autor entra en pausa. Sentimientos, conflictos que no dejan salir la creatividad y entonces se atascan, dejan de escribir, y se dedican a 'vivir su vida'

Y ahora yo también he andado conflictuado. Siempre estos embrollos llevan a algo. Cambio de estilo, cambio de contenido, cambios, cambios. Pero hay blogs que llevan toda la vida escribiendo con el mismo ritmo, mismo contenido. ¿No se aburrirán sus autores?

Yo sí. Me aburro de que, al parecer nunca paso de lo mismo. Mismo nivel de lectores, de contenidos. La famosa aspiración a ser elogiado. Las dudas, la falta de satisfacción. Siempre el cambio.

Cambio demasiado, ese es mi problema, o mi maravilla. Empecé a escribir haikus por octubre, me interné en la búsqueda, y ahora parece que ya no me importan. Lo único constante es la inquietud (necedad solitaria) de escribir, y meditar.

Hats are expressions of smart men

Quedó mal
Después del amor



Ya expropié
Mi sentimiento
Le di otro sabor



Ahora entiendo—
El haiku
Es un refugio



La modelo negra
Le toman fotos
En la borrasca



Por no perder estilo
No usan sombrero
En el sol

Mucho de lo otro

Era una pareja jocosa, de risa fácil y ambiente. Salíamos de un convite, y habían tijereado a Analya, el cambio físico, sus medidas.

Antes no estaba gorda. La palabra correcta es 'descuidada'. El paso del tiempo y el trajín le habían afectado la estética. Durante un día de masaje se lo dije. Fui duro. Ella lloró. Yo me arrepentí.

Ahora, como dijo Ara, se notaba 'wow'. Más delgada, con un cuerpo que la hacía ver joven y oportuna a los comentarios fecundos.

—¿Cómo le haces? —me dijo Jean-Louis, como si fuera por mis iniciativas el cambio de Analya, pero algo había de razón.

—No sé —dije y me entró la timidez social, mi gran obstáculo que me ha mantenido al margen de muchas cosas en la vida.

—Cuando la vimos —tronó Ara, a su vez portando el sobrepeso del post-embarazo, sobretodo en su busto—, dijimos, ¡Wow cómo le haces!

Su opinión exaltada me hizo que construyera un dialogo inhabitual a mis tendencias filosóficas.

—Shht, les diré mi secreto —bajé la voz con drama ocurrente, una…

Atención

Quiero hacer una atenta invitación a mis queridos amigos que leen este Camino Medio. Hagan el 'esfuerzo correcto' para permanecer atentos hoy. Cada actividad que desarrollen, háganla con una conciencia plena, sientan cada elemento como si fuera lo único que hay.

Practiquen su atención, ya sea escribiendo un post, ingiriendo sus alimentos, caminando por la calle, hablando con un familiar, barriendo las escaleras, incluso durante una situación complicada o dolorosa.

Enfoquen su atención en lo que 'es' y usen la respiración como ancla, para no perderse en la vorágine mental. Si la atención se dispersa, simplemente tráiganla de nuevo al momento presente, sin esfuerzo, naturalmente, con amor.

Bendiciones.