Skip to main content

Dinero que entra no sale

Una botella de agua de 355 ml a $14 pesos, porque no tenían agua para la clientela.

"No tenemos agua", dijo la empleada gordita vistiendo la camiseta del fast food joint, otra empresa 'participante'. "Solo las botellitas", y apuntó a unas botellitas esbeltas que con solo verlas, martirizaban mi sed, con recuerdos de la infancia.

Un robo, pensé, esto del agua. Un negocio malhumorado y tercermundista. O compras el refresco de la maquinita, o la botellita.

"Y ustedes", pregunté, queriendo indagar su forma de pensar, "¿dónde toman agua".

El gerente, un muchacho que no pasaba de los 23, veía nuestras acciones con celo de emprendedor, "Solo tenemos agua caliente".

"Si queremos agua", dijo la gordita, "vamos al restaurante de la comida china. Ahí tomamos turnamos, mientras ellos fuman afuera de la cocina".

Comments

  1. El agua en botellitas sacia la sed del poder y seca la vida de los demás.
    Cariños.

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Tai

Hablaban en el restaurante. La mujer rubia, joven, y el hombre veterano, de pelo gris. Una mesa de mantel blanco entre los dos. Una conversación cifrada.

La mujer hacía preguntas, ¿Dormiste bien? El hombre, con gesto de agobio, apocamiento, una cicatriz en la frente. Dormí bien, dice, sólo unas horas. Bajé y te vi con los ojos abiertos, dice ella, no sabía si dormías. Pasaste unos días en el hospital. Dejé comida en el refrigerador. Cuántos sobrinos tienes.

La comida Tai, pausa esta conversación. Ella comenta acerca de su esposo, algo que no se entiende, que su esposo algo. El hombre, sonrojado, se levanta al baño.

Le picó la comida, dice mi amigo.

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Fin del drama