Skip to main content

Corren

Se puso a mi lado, mientras la fila avanzaba y nos preparábamos para llegar con el oficial. Una cola larga de personas a pie, buscando cruzar en viernes. Curioso dato, se pone a mi lado, como si viniera conmigo, como si fuera mi pareja, sólo le falta tomar mi brazo.

Continué leyendo a Suzuki.

La mujer seguía ahí. ¿Pretendía pasar por mi acompañante? ¿Un hombre la seguía y quería desalentarlo?

Llegamos con el primer oficial, que inspeccionó nuestros documentos. Ella se adelantó. La vi distanciarse obsesivamente, como muchos que piensan que corriendo llegan antes.

Nada más lejos de la verdad.

Cuando llegó al segundo puesto de revisión, el oficial, un filipino, le hizo la inspección intensiva. Su rostro de morena se obscureció. El oficial apretaba el pasaporte, revisaba la pantalla.

Lo de ella fue como se piensa. El oficial la condujo al tercer puesto de revisión, el más tenso, y yo crucé primero.

Comments

  1. Los últimos serán los primeros.

    ReplyDelete
  2. eso dicen, gracias por visitar

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche