Skip to main content

Meditación y la actividad diaria



La práctica de la meditación y la actividad diaria son la misma cosa. Pero usualmente pensamos, "Ya terminé de meditar, ahora continuaré con mis actividades". Eso no es entendimiento correcto.

-Suzuki

Comments

  1. Tal cual; la lectura de Suzuki es algo que me estoy debiendo, te agradezco que lo acerques.
    Cariños.

    ReplyDelete
  2. Es un maestro zen muy venerado y querido en el occidente, pq fue de los pioneros del zen en estas regiones, y ademas su vision muy sencilla y trascendente... La maestra con quien asisti a un centro zen es descendiente directa de darma de Susuki...

    ReplyDelete
  3. El error viene de nuestra mente, que hace las divisiones. Simplemente Somos: Cuando nos sentamos a meditar o cuando estamos en medio de las actividades. El ser no cambia, y la meditación es inherente al ser. Es como la respiración. Un abrazo

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Loving-kindness meditation : Metta : Meditación del amor y la bondad

http://anayoguini.blogspot.com/2008/04/meditacin-del-amor-y-la-bondad.html

El amor y bondad, o Metta en Pali, es una de las cuatro moradas sublimes (brahma-viharas) que enseñó el Buda para alcanzar la liberación. Los otros estados divinos son la compasión, la alegría apreciativa y la ecuanimidad. La práctica de Metta trae más armonía a nuestras relaciones con los demás y nos ayuda a desarrollar la empatía y a ser más amables y tolerantes. Y como también cultivamos Metta hacia nosotros mismos, esta práctica nos ayuda a experimentar menos conflictos internos y a valorarnos más.

"No es una técnica para reprimir tu conciencia del sufrimiento, sino una forma de deshacer las barreras entre tú y los demás", explica Sharon Salzberg, maestra de meditación budista. La práctica se basa en la comprensión de que todos los seres quieren ser simplemente felices y que todos creamos nuestro sufrimiento por nuestra propia ignorancia.

Guía para meditar

Tradicionalmente la meditación Metta se hace …

Tai

Hablaban en el restaurante. La mujer rubia, joven, y el hombre veterano, de pelo gris. Una mesa de mantel blanco entre los dos. Una conversación cifrada.

La mujer hacía preguntas, ¿Dormiste bien? El hombre, con gesto de agobio, apocamiento, una cicatriz en la frente. Dormí bien, dice, sólo unas horas. Bajé y te vi con los ojos abiertos, dice ella, no sabía si dormías. Pasaste unos días en el hospital. Dejé comida en el refrigerador. Cuántos sobrinos tienes.

La comida Tai, pausa esta conversación. Ella comenta acerca de su esposo, algo que no se entiende, que su esposo algo. El hombre, sonrojado, se levanta al baño.

Le picó la comida, dice mi amigo.

Fin del drama