Skip to main content

La ciudad costera y su neblina



El banco de nubes de otoño ya está aquí. Agradables escenarios las nubosidades bajas. Amaneceres donde uno sale a caminar, y la neblina no permite ver mucho. Hermoso contexto, poético.

O las tardes, después de un día caliente, que da lugar a bancos de neblina proveniente del mar. Espacios abstractos de blanco húmedo. Un auto allá, una persona acá. Uno pasa por avenidas costeras y la visibilidad es reducida.

Luego se sale de la neblina y está el sol, dando sus últimos calores. Es ameno este tiempo del año. El otoño. Uno aprecia el cambio de naturaleza. Ya obscurece más temprano, y el frío, cerca de llegar.

Comments

  1. Amo el otoño, a pesar de las neblinas que por acá también son frecuentes en esa época, pero cuando el sol se abre paso...no hay luz y colores más intensos que los del otoño. Gracias amigo por esta bella descripción otoñal.
    Un abrazo.

    ReplyDelete
  2. Si, el otoño tiene encantos.... tambien es mi estacion favorita junto con invierno....

    ReplyDelete
  3. Bello relato. Invita a reflexionar.

    Abrazos

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Tai

Hablaban en el restaurante. La mujer rubia, joven, y el hombre veterano, de pelo gris. Una mesa de mantel blanco entre los dos. Una conversación cifrada.

La mujer hacía preguntas, ¿Dormiste bien? El hombre, con gesto de agobio, apocamiento, una cicatriz en la frente. Dormí bien, dice, sólo unas horas. Bajé y te vi con los ojos abiertos, dice ella, no sabía si dormías. Pasaste unos días en el hospital. Dejé comida en el refrigerador. Cuántos sobrinos tienes.

La comida Tai, pausa esta conversación. Ella comenta acerca de su esposo, algo que no se entiende, que su esposo algo. El hombre, sonrojado, se levanta al baño.

Le picó la comida, dice mi amigo.

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Fin del drama