Skip to main content

Nobles verdades



Hospiciado en la Conciencia pura de la No-Dualidad, con las manos en Dhyana Mudra, recordé con humor lo que me dijo Dogen en aquella ocasión, una tarde lluviosa de marzo, con su estilo tan particular.

—Amigo —dijo—, el verdadero camino al Zen es dejar ir el apego. Si no dejas ir el apego, si no dejas ir el apego, nunca lograrás la Mente de Principiante, y para lograr la Mente de Principiante, debes dejar ir el apego.

En aquellos días yo sentía que perdía mi tiempo en búsquedas materialistas. El modus vivendi me atormentaba, pero entendí que no hay meta.

Comments

  1. Dejando el apego y controlando nuestra mente sin dejarla ir ni al pasado ni al futuro no llegaríamos a ninguna parte y estaríamos en un estado perfecta de armonía.
    No es fácil, pero se intenta.

    Un abrazo, te sigo

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche