Skip to main content

Un elefante da clases de zoología

Una escritora me confió sus hallazgos.

—Dar clases es muy satisfactorio —dijo—, es muy agradable compartir algo que te gusta, deberías dar clase, tienes la formación.

Bajo estas pautas, me acerqué a la máxima casa de estudios, de donde egresé, y ahí me puse a departir con la coordinadora. Un taller de comunicación para alumnos de nuevo ingreso.

Para entender el panorama, luego de que hablamos y le dije mi experiencia dentro del ámbito, mi seudo preparación empírica, me invitó a que entrara a una clase.

La maestra que transmitía la materia, una mujer subida de peso, beata. El perfil académico de persona estudiada que intentó ser más en la vida (se especula), pero termina dando clases. ¿Quién estudia una carrera de comunicación para ser maestro?

Mientras la veía departir, sentado en los mesa bancos de atrás, rodeado de alumnos de primer ingreso, chicos y chicas hormonales masticando chicle o haciendo muecas, notaba la pose afectada de la maestra, muy calificada por cierto, pero rígida y en cierta forma resentida.

No me veía en su lugar, queriendo amartillar conceptos como ‘La lectura critica’ a estudiantes de primer ingreso. Mi estilo va más por la pasión de la lectura y escritura, pero ahí estaba, viéndome proyectado en un maestro.

En un libro de Piglia, se comenta que invitaron a Nabokov a dar clases, y uno de los maestros de la universidad, dijo, Cómo vamos a invitar a un elefante a dar clases de zoología.

Buscaba la forma de salirme de la clase. Cuando lo conseguí, caminando con atención plena, paso a paso entre mesa bancos hormonales, alcancé a oír la vocecita de una estudiante, Bye...

Comments

  1. Me pasó lo mismo que en el otro relato, pero además pensé:me apasiona la lectura desde que empecé a leer y nunca me íncliné a la "critica literaria", me parece que lo primordial es el amor a la lectura, lo otro será como una añadidura para quien lo necesite, no?

    ReplyDelete
  2. es la rigidez de el establecimiento, en este caso siendo la academia el establecimiento dentro de la literatura...

    ReplyDelete
  3. Lo de la vocecita que dice "bye" es el mejor final que he leído en mucho tiempo. ¡Felicidades!

    ReplyDelete
  4. Gracias John, eso quiere decir que ya gradue a aprendiz de autor? jaja... regards.

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Seres expansivos

La salud. La vida. El desgaste de la vida. Todos vamos a morir. Y tener una enfermedad o condición médica, es un paso que nos acerca a esa noción. Envejecer también. Y cuando nos acercamos a esa noción de muerte, nos entra la humildad, la sensibilidad. Nos ablandamos. Nos hacemos humanos. Algo bueno trae la noción de muerte.

Pero a veces demostramos mucho apego por la vida. Queremos estar sanos. Queremos estar bien, sentirnos bien, felices. Ser felices, en muchos casos, es estar libre de problemas. Nos apegamos a esa búsqueda de estar bien. Queremos la medicina que nos de felicidad para siempre. Pero, porqué no vivir el momento presente, y saber-admitir, que estamos muriendo, y de esa forma, ablandarnos a la vida, al paso del tiempo.

Lo interesante de esto, es que en la meditación el tiempo no existe. Es un espacio sin límite. Una expansión de nuestro ser. Ahí el tiempo deja de existir, y todo apego a la vida, al control del tiempo, queda atrás. Nos hacemos seres universales, parte del …