Skip to main content

Tamarindo

Venían de compras, las buenas conciencias. En su camioneta bien habida, de agencia nacional, una familia acomodada, con la ama de casa piloteando, look fashion y mirada de insatisfacción, regodeo. En el asiento de atrás, tres o cuatro púberes juniors inquietos por el tráfico. Uno de ellos me venía haciendo caras. Me asombró que no era un niño, sino un joven entrado en etapa adulta, un chamaco, un chaval. El tipo me hacía una mueca de agresión, y yo no sabía qué hacer, cómo responder. Lo ignoré completamente. Seguí consultando mi cuaderno, mientras el tráfico avanzaba a vuelta de rueda. En eso, escucho un fuerte 'plop' en mi cristal, que me dejó anonadado. Los juniors habían lanzado un dulce pegajoso y este ahora escurría con una delgada película de tamarindo.

Comments

  1. Tomar distancia de la agresión y relacionarse con ella, no desde ella.
    Cariños.

    ReplyDelete
  2. por eso observar es una tactica distante, se observa, no se reacciona....

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

Fin del drama