Skip to main content

Tamarindo

Venían de compras, las buenas conciencias. En su camioneta bien habida, de agencia nacional, una familia acomodada, con la ama de casa piloteando, look fashion y mirada de insatisfacción, regodeo. En el asiento de atrás, tres o cuatro púberes juniors inquietos por el tráfico. Uno de ellos me venía haciendo caras. Me asombró que no era un niño, sino un joven entrado en etapa adulta, un chamaco, un chaval. El tipo me hacía una mueca de agresión, y yo no sabía qué hacer, cómo responder. Lo ignoré completamente. Seguí consultando mi cuaderno, mientras el tráfico avanzaba a vuelta de rueda. En eso, escucho un fuerte 'plop' en mi cristal, que me dejó anonadado. Los juniors habían lanzado un dulce pegajoso y este ahora escurría con una delgada película de tamarindo.

Comments

  1. Tomar distancia de la agresión y relacionarse con ella, no desde ella.
    Cariños.

    ReplyDelete
  2. por eso observar es una tactica distante, se observa, no se reacciona....

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Tai

Hablaban en el restaurante. La mujer rubia, joven, y el hombre veterano, de pelo gris. Una mesa de mantel blanco entre los dos. Una conversación cifrada.

La mujer hacía preguntas, ¿Dormiste bien? El hombre, con gesto de agobio, apocamiento, una cicatriz en la frente. Dormí bien, dice, sólo unas horas. Bajé y te vi con los ojos abiertos, dice ella, no sabía si dormías. Pasaste unos días en el hospital. Dejé comida en el refrigerador. Cuántos sobrinos tienes.

La comida Tai, pausa esta conversación. Ella comenta acerca de su esposo, algo que no se entiende, que su esposo algo. El hombre, sonrojado, se levanta al baño.

Le picó la comida, dice mi amigo.

Fin del drama