Skip to main content

La narración y la curación



Walter Benjamin decía sobre las posibles relaciones existentes entre el arte de contar historias y la curación de enfermedades.

—El mal de Montano, Vila-Matas



Se sabe que el relato que el enfermo le hace al médico al iniciar el tratamiento puede convertirse en el comienzo de un proceso de curación. Se plantea entonces la pregunta de si no será la narración la atmosfera propicia y la condición más favorable de muchas curaciones. Si, ¿no podría curarse incluso cualquier enfermedad si se le dejara flotar lo suficiente, hasta la desembocadura, sobre la corriente de la narración? Si se considera que el dolor es un dique que se opone a la corriente de la narración, se ve claramente que este dique será desbordado cuando la corriente de la narración sea lo suficientemente fuerte como para conducir al mar del olvido feliz todo lo que encuentre en su camino.

—Walter Benjamin

Comments

  1. Creo que al poder narrarlo a quien está interesado en curar la enfermedad, ya hay un primer alivio. Como que brinda una primera confianza. Hace mucho bien tener a quién contarle lo que a uno le pasa, y si es enfermedad, en este caso, al médico.
    Te mando un abrazo

    ReplyDelete
  2. Creo que la referencia es al hecho de sacar sentimientos/pensamientos de la mente y ponerlos en una ficcion donde lo abstracto de lo narrado ayuda a disipar el dolor, mediante el flujo de estos pensamientos atorados.... no tanto una catarsis en un diario donde lo que abunda es l sinceridad, sino esta creacion de narrativas de ficcion donde uno plasma csas para verlas desde lejos, desde un punto de vista ajeno, fictio.... un abrazo y beso.

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Tai

Hablaban en el restaurante. La mujer rubia, joven, y el hombre veterano, de pelo gris. Una mesa de mantel blanco entre los dos. Una conversación cifrada.

La mujer hacía preguntas, ¿Dormiste bien? El hombre, con gesto de agobio, apocamiento, una cicatriz en la frente. Dormí bien, dice, sólo unas horas. Bajé y te vi con los ojos abiertos, dice ella, no sabía si dormías. Pasaste unos días en el hospital. Dejé comida en el refrigerador. Cuántos sobrinos tienes.

La comida Tai, pausa esta conversación. Ella comenta acerca de su esposo, algo que no se entiende, que su esposo algo. El hombre, sonrojado, se levanta al baño.

Le picó la comida, dice mi amigo.

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Fin del drama