Skip to main content

Crepúsculo




El hombre miraba hacia arriba. Las nubosidades. La neblina.

—Parece una pintura —dijo sonriendo, su mirada en el horizonte, serio, introspectivo, interesante, James.

Su mujer, Vivian, lo acompañaba en el asiento de atrás.

—Le gusta observar —dijo.

—A ver cómo nos va este invierno.

—Veníamos por la carretera, y no se veía nada, todo muy cabreado, muy tupido de neblina.

—Nuestra casa es fría.

—¿Es de material? —pregunté.

Él asintió.

Entré al centro comercial para pagar el recibo de luz. Una fila de gente esperaba turno. Finalmente pasé. La mujer que estaba atrás de mí, una mujer de anatomía baja, en pants, empezó a estornudar muy fuerte.

Su anatomía se sacudía. Todos nos fijábamos en ella, por eso de la influenza. Estornudaba como si no hubiera final.

—Ahora si me agarró —soltó—. Ahora sí me agarró.

Las personas se quitaban. Yo le echaba una mirada desde la caja. Ella me sostenía la mirada.

Comments

Popular posts from this blog

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche