Skip to main content

Burlesca

Tanto que me encanta encontrarme a conocidos del pasado (conocidos que se ven una vez cada dos años), iba por el pasillo del mall, luego de haber comprado aditamentos para la sopa de lentejas, cuando lo noté haciendo cola.

Ahí surgió el desasosiego. Qué pensará de mí, de mi situación, de mi persona, porqué baja la cabeza. Me fui acercando y esperé a que levantara la mirada. Al pasar a su lado, dijo:

Vaaanya.

Yo dije:

Qué tal (siempre digo qué tal, debería decir hola)

Seguí mi camino, rumbo al parquéo, pero ese Vaaanya se me quedó grabado hasta la eternidad, hasta los tiempos cuando lo conocía de pequeño. Se trataba de un niño de familia adinerada, y tenía esa cualidad snob, esa forma de ser que sabe que todo lo puede, porque el dinero todo lo puede.

Comments

  1. ¿El dinero todo lo puede?

    ReplyDelete
  2. Yes...
    Toooodo, comprar gente, felicidad, casas, familias... etc... muchas cosas puede el dinero...

    ReplyDelete
  3. Creo que los personas con enfermedades crónicas, sólo por mencionar algunos, estarían en desacuerdo con esa postura.

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Tai

Hablaban en el restaurante. La mujer rubia, joven, y el hombre veterano, de pelo gris. Una mesa de mantel blanco entre los dos. Una conversación cifrada.

La mujer hacía preguntas, ¿Dormiste bien? El hombre, con gesto de agobio, apocamiento, una cicatriz en la frente. Dormí bien, dice, sólo unas horas. Bajé y te vi con los ojos abiertos, dice ella, no sabía si dormías. Pasaste unos días en el hospital. Dejé comida en el refrigerador. Cuántos sobrinos tienes.

La comida Tai, pausa esta conversación. Ella comenta acerca de su esposo, algo que no se entiende, que su esposo algo. El hombre, sonrojado, se levanta al baño.

Le picó la comida, dice mi amigo.

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Fin del drama