Skip to main content

Fuera de lugar



Las dos llegaron a la taquería y pidieron sus órdenes, mientras buscaban sacarle conversación al taquero como si en el country club. Yo observaba sus rostros. Me dije, qué es lo que distingue el rostro de una persona de clase acomodada, qué rasgos. Pude encontrar una línea en la comisura de los labios, que proyectaba un estado de conformidad obligatoria, yéndose al reproche. También encontré un gesto sarcástico, una sonrisa mentirosa.

Una de ellas le dijo al taquero respecto de un perico que servía de mascota de la taquería:

—A dónde lo lleva para cortarle las uñas, a qué veterinario.

El taquero, detrás de sus anteojos de los 80’s, soltó una carcajada.

—Qué lo voy a andar llevando, mi patrona se las corta con el cortaúñas. ¿Les echo caviar? —ahora detenía en su mano los tacos de las dos mujeres.

—¿Caviar? —dijo una.

—Frijoles.

Comments

  1. Quizá el caviar eran las uñas del perico.

    ReplyDelete
  2. jaja...
    me llamo la atencion el contraste de clases sociales...

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Tai

Hablaban en el restaurante. La mujer rubia, joven, y el hombre veterano, de pelo gris. Una mesa de mantel blanco entre los dos. Una conversación cifrada.

La mujer hacía preguntas, ¿Dormiste bien? El hombre, con gesto de agobio, apocamiento, una cicatriz en la frente. Dormí bien, dice, sólo unas horas. Bajé y te vi con los ojos abiertos, dice ella, no sabía si dormías. Pasaste unos días en el hospital. Dejé comida en el refrigerador. Cuántos sobrinos tienes.

La comida Tai, pausa esta conversación. Ella comenta acerca de su esposo, algo que no se entiende, que su esposo algo. El hombre, sonrojado, se levanta al baño.

Le picó la comida, dice mi amigo.

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Fin del drama