Skip to main content

Honda CR-V

Pude haber prevenido el accidente, el raspón, pero me ganó la avaricia, la mezquindad. El carro de la mujer, un Honda CR-V 2010 rojo, deseaba meterse en mi carril, donde el tráfico apremiaba y las personas se echaban encima. Un poco de compasión mía, o benevolencia: la pude haber dejado que se metiera, pero me ganó la avaricia. La dejé colgada en tierra de nadie, y ella intentó hacer lo mismo con el de atrás. Ahí tuvo problemas.

El de atrás era una van destartalada de los 70's, y los pasajeros se veían humildes. Tampoco la dejaron pasar. Esta mujer les aventó el Honda CR-V 2010, y se embarró puerta a puerta como pelapapas oxidado. Los que íbamos adelante volteamos por el ruidajal metálico. Dos obreros de un carro vecino soltaron burlas por la ineptitud aparente de la mujer conductora, que estaba puerta a puerta, embarrada, y que siguió embarrándose: solo se oía la preciosa carrocería siendo pelada como pelapapas. Sentí algo muy feo.

La moraleja a esta necia historia, es que un poco de humanidad de mi parte, hubiera podido salvar a esa pobre mujer de sus problemas. Comprendí entonces, ya muy tarde, que todos podemos lograr un cambio en esta vida, solo ayudando al otro. A veces no parece mucho, pero una cortesía pequeña, tiene mucho que ver.

Comments

  1. Never a dull moment at the border... it can also be a classroom of sorts.

    ReplyDelete
  2. El protagonista de tu relato hizo lo que hizo, nada más, pero eso que hizo le dió claridad y movilizó su discernimiento...entonces, no hay errores, hay lo que hay.

    Un abrazo y mis mejores deseos para estos y todos tus días.

    ReplyDelete
  3. never a dull moment... un laboratorio de comportamientos sociales...

    hizo lo que hizo, pero habia una avaricia en su hacer...

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Tai

Hablaban en el restaurante. La mujer rubia, joven, y el hombre veterano, de pelo gris. Una mesa de mantel blanco entre los dos. Una conversación cifrada.

La mujer hacía preguntas, ¿Dormiste bien? El hombre, con gesto de agobio, apocamiento, una cicatriz en la frente. Dormí bien, dice, sólo unas horas. Bajé y te vi con los ojos abiertos, dice ella, no sabía si dormías. Pasaste unos días en el hospital. Dejé comida en el refrigerador. Cuántos sobrinos tienes.

La comida Tai, pausa esta conversación. Ella comenta acerca de su esposo, algo que no se entiende, que su esposo algo. El hombre, sonrojado, se levanta al baño.

Le picó la comida, dice mi amigo.

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Fin del drama