Skip to main content

Dejar ir



Dejar ir completamente. No sólo es más allá de la teología, sino que es más allá del ateísmo y el nihilismo. Ese dejar ir no puede ser alcanzado. No puede ser adquirido o desarrollado a través de la perseverancia y los ejercicios... Dejar ir sólo viene a través de la desesperación. Cuando usted sabe que está más allá de sus manos— más allá de sus poderes o relajación... Ese es el poderoso abandono que da a luz a las estrellas.

—Alan Watts

Comments

  1. Dejar ir es la esencia del Amor universal. Dejar que las cosas sean como son, no querer atrapar, poseer. La desesperación puede llevar a eso si está bien canalizada. Pero lo que sin duda conduce a eso es el amor, y ese viaje que hacemos al interior de nosotros mismos, que nos permite despertar de la ficción de retener algo, y aceptar. Más allá de nuestras manos, están las manos del amor, las manos de Dios para los que creemos en Él.
    Te mando un abrazo.

    ReplyDelete
  2. Allan Watts, uno de los GRANDES pensadores por el cual supe del Zen, gracias a un amigo QEPD...

    ReplyDelete
  3. Alan Watts tiene una mirada lúcida, profunda y en sus escritos siempre está presente el humor, me gusta leerlo.
    Gracias.

    ReplyDelete
  4. Nunca lo has oido hablar? Por ahi me toco escuchar unos audiobooks de el... tiene mucha presencia y carisma...

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche