Skip to main content

Espada y pared

Vamos, que uno hace lo que puede ¿no? Deseaba que quitara de mi lista de contactos a una persona en particular, porque esa persona, al parecer le había cometido agravios en el pasado. Agravios contra su persona, del tipo sentimental.

—¿Dónde está el budismo? —me dijo—, ¿no que muy Zen? ¿Y la compasión? ¿Dónde quedó la compasión?

Su alteración era notable. Algo de obsesión también. Y yo no podía hablar mucho porque estaba en un lugar público. Tenía pensado decirle que lo budista era no quitar a esa persona de mis contactos precisamente. Que lo budista era la aceptación y el amor incondicional. El metta. Pero ella consideraba esto una deslealtad. Lo que la gente hacemos, ¿no? Tergiversamos la realidad de la forma más conveniente para satisfacer nuestros pequeños egos.

Total, me dije, qué haría Buda, qué haría Sidarta. ¿Una acción imparcial? No la mejor respuesta, pero no soy Buda.

Le envié un email al afectado indicándole lo que iba suceder, lavándome las manos del asunto. Sí, como Poncio Pilatos.

Comments

  1. y si le decias: es mi msn, con el tuyo hace lo q quieras y dejame manejar el mio a mi. para eso cada uno tiene su msn...

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche