Skip to main content

La suya persona

-1-


—He leído su blog Quiroga —su persona alta, de cabello largo y negro, en la puerta de mi casa, en sábado, temprano.

—Cómo dio con mi domicilio —indagué.

—En Internet. Como usted sabe Quiroga, en Internet se encuentra todo tipo de información, hasta lo que uno no debe encontrar —hizo una pausa reverencial, como si me insinuara algo, sonrió.

Yo estaba en bata. Aun no desayunaba. Era sábado en la mañana, temprano. Había salido a buscar el periódico cuando encontré a su persona en la reja, como si esperando a que yo saliera. Mmm...

Recogí el periódico del suelo y leí los titulares. Las buenas noticias de la Ciudad del Sur. Algunos ajusticiados. El clima impredecible de invierno, El Niño. Conserva el asombro.

—Porqué no me hace caso Quiroga. Vine de muyyy lejos para entrevistarme con usted. Al menos muéstreme un poco de la educación que dice tener en su blog. Ese budismo que tanto pregona.

—Es cierto, discúlpeme. Es solo que...

Detuve mis palabras al observar que de su backpack, que llevaba en la espalda como estudiante de algún plantel, sacaba una libreta universitaria, donde me mostraba una lista de fechas escritas en azul.

—Todos estos post —dijo—, fechados en estas precisas fechas, hablan o hacen referencia a la mía persona. Por ejemplo en este de marzo, usted habla de una French Poodle blanca, ¡misma que yo también tengo! Mucha casualidad Quiroga.

—Esta usted yéndose por la tangente —atiné—. Discúlpeme que le hable así, pero no encuentro otra forma. Sus evidencias son relativas a una interpretación personal. No se sujetan a una verdad objetiva, a una realidad que pueda ser comprobada.

—No necesito comprobaciones Quiroga.

Apreté el periódico contra mi pecho. Volteé a mi alrededor para ver si aparecía un vecino y me rescataba.

—Aun y cuando —dije—, como usted asevera en su hermoso discurso a domicilio, hiciera referencia a usted en mis post, aun y cuando no es así, pero digamos para motivos de esta conversación sabatina, que así lo fuera, le digo con toda humildad y sumisión: no lea mi blog. Por favor. Así de sencillo. Haga de cuenta que no existe.

—Pero a mí me gusta lo que escribe, su blog.

Comments

Popular posts from this blog

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Seres expansivos

La salud. La vida. El desgaste de la vida. Todos vamos a morir. Y tener una enfermedad o condición médica, es un paso que nos acerca a esa noción. Envejecer también. Y cuando nos acercamos a esa noción de muerte, nos entra la humildad, la sensibilidad. Nos ablandamos. Nos hacemos humanos. Algo bueno trae la noción de muerte.

Pero a veces demostramos mucho apego por la vida. Queremos estar sanos. Queremos estar bien, sentirnos bien, felices. Ser felices, en muchos casos, es estar libre de problemas. Nos apegamos a esa búsqueda de estar bien. Queremos la medicina que nos de felicidad para siempre. Pero, porqué no vivir el momento presente, y saber-admitir, que estamos muriendo, y de esa forma, ablandarnos a la vida, al paso del tiempo.

Lo interesante de esto, es que en la meditación el tiempo no existe. Es un espacio sin límite. Una expansión de nuestro ser. Ahí el tiempo deja de existir, y todo apego a la vida, al control del tiempo, queda atrás. Nos hacemos seres universales, parte del …