Skip to main content

El invitado

Fergusson nos pidió de favor que le permitiéramos pasar unos días en nuestra casa, aprovechando que su adorable cónyuge, Eli, visitaba unos familiares en la hermosa y paradisíaca población de Cancún.

—Así podríamos hablar de los negocios que traigo en mente —me dijo—, las oportunidades de negocio, para tener nuestro propio negocio.

Fergusson consideraba que esos días de ‘soledad y reflexión’, eran idóneos para explorar las ideas de negocios que traía en mente. Un negocio de 'cómo ganar dinero por internet', el cual me había comentado en alguna ocasión, pero no habíamos podido concertar por 'falta de tiempo'.

Le comuniqué la idea a Kat, y ella, siempre humanitaria y benevolente, no tuvo impedimento. Sin embargo, yo sí tenía impedimento. Fergusson era un hombre más joven y atractivo que yo, y eso podría ser una tentación para cualquier fémina.

Los celos naturales de estar viviendo como el único hombre de la casa, para luego incluir a otro. Pero serían once días, me dije.

Preparamos la habitación del niño, para que Fergusson durmiera ahí.

—Once días son muchos —dijo Fergusson, cuando llegó con su maleta tupida de ropa.

En ese preciso instante sentí un temor que subió por mi columna vertebral en camino al cerebro. ¿Y si Fergusson no tenía pensado quedarse sólo once días?

Mi temor quedó confirmado cuando, mediante terceras personas, nos enteramos que efectivamente, Eli no había ido de visita con sus familiares en Cancún y Fergusson no deseaba hablar de negocios conmigo. En realidad nunca hablamos de negocios.

Comments

Popular posts from this blog

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Seres expansivos

La salud. La vida. El desgaste de la vida. Todos vamos a morir. Y tener una enfermedad o condición médica, es un paso que nos acerca a esa noción. Envejecer también. Y cuando nos acercamos a esa noción de muerte, nos entra la humildad, la sensibilidad. Nos ablandamos. Nos hacemos humanos. Algo bueno trae la noción de muerte.

Pero a veces demostramos mucho apego por la vida. Queremos estar sanos. Queremos estar bien, sentirnos bien, felices. Ser felices, en muchos casos, es estar libre de problemas. Nos apegamos a esa búsqueda de estar bien. Queremos la medicina que nos de felicidad para siempre. Pero, porqué no vivir el momento presente, y saber-admitir, que estamos muriendo, y de esa forma, ablandarnos a la vida, al paso del tiempo.

Lo interesante de esto, es que en la meditación el tiempo no existe. Es un espacio sin límite. Una expansión de nuestro ser. Ahí el tiempo deja de existir, y todo apego a la vida, al control del tiempo, queda atrás. Nos hacemos seres universales, parte del …