Skip to main content

El invitado

Fergusson nos pidió de favor que le permitiéramos pasar unos días en nuestra casa, aprovechando que su adorable cónyuge, Eli, visitaba unos familiares en la hermosa y paradisíaca población de Cancún.

—Así podríamos hablar de los negocios que traigo en mente —me dijo—, las oportunidades de negocio, para tener nuestro propio negocio.

Fergusson consideraba que esos días de ‘soledad y reflexión’, eran idóneos para explorar las ideas de negocios que traía en mente. Un negocio de 'cómo ganar dinero por internet', el cual me había comentado en alguna ocasión, pero no habíamos podido concertar por 'falta de tiempo'.

Le comuniqué la idea a Kat, y ella, siempre humanitaria y benevolente, no tuvo impedimento. Sin embargo, yo sí tenía impedimento. Fergusson era un hombre más joven y atractivo que yo, y eso podría ser una tentación para cualquier fémina.

Los celos naturales de estar viviendo como el único hombre de la casa, para luego incluir a otro. Pero serían once días, me dije.

Preparamos la habitación del niño, para que Fergusson durmiera ahí.

—Once días son muchos —dijo Fergusson, cuando llegó con su maleta tupida de ropa.

En ese preciso instante sentí un temor que subió por mi columna vertebral en camino al cerebro. ¿Y si Fergusson no tenía pensado quedarse sólo once días?

Mi temor quedó confirmado cuando, mediante terceras personas, nos enteramos que efectivamente, Eli no había ido de visita con sus familiares en Cancún y Fergusson no deseaba hablar de negocios conmigo. En realidad nunca hablamos de negocios.

Comments

  1. Hola:

    Buen relato con ese final abierto y sugerente, lo disfruté.
    Un abrazo.

    ReplyDelete
  2. gracias!
    :)
    Abrazo, beso

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Loving-kindness meditation : Metta : Meditación del amor y la bondad

http://anayoguini.blogspot.com/2008/04/meditacin-del-amor-y-la-bondad.html

El amor y bondad, o Metta en Pali, es una de las cuatro moradas sublimes (brahma-viharas) que enseñó el Buda para alcanzar la liberación. Los otros estados divinos son la compasión, la alegría apreciativa y la ecuanimidad. La práctica de Metta trae más armonía a nuestras relaciones con los demás y nos ayuda a desarrollar la empatía y a ser más amables y tolerantes. Y como también cultivamos Metta hacia nosotros mismos, esta práctica nos ayuda a experimentar menos conflictos internos y a valorarnos más.

"No es una técnica para reprimir tu conciencia del sufrimiento, sino una forma de deshacer las barreras entre tú y los demás", explica Sharon Salzberg, maestra de meditación budista. La práctica se basa en la comprensión de que todos los seres quieren ser simplemente felices y que todos creamos nuestro sufrimiento por nuestra propia ignorancia.

Guía para meditar

Tradicionalmente la meditación Metta se hace …

Tai

Hablaban en el restaurante. La mujer rubia, joven, y el hombre veterano, de pelo gris. Una mesa de mantel blanco entre los dos. Una conversación cifrada.

La mujer hacía preguntas, ¿Dormiste bien? El hombre, con gesto de agobio, apocamiento, una cicatriz en la frente. Dormí bien, dice, sólo unas horas. Bajé y te vi con los ojos abiertos, dice ella, no sabía si dormías. Pasaste unos días en el hospital. Dejé comida en el refrigerador. Cuántos sobrinos tienes.

La comida Tai, pausa esta conversación. Ella comenta acerca de su esposo, algo que no se entiende, que su esposo algo. El hombre, sonrojado, se levanta al baño.

Le picó la comida, dice mi amigo.

Fin del drama