Skip to main content

Cuidar el cesped

Los indigentes pelean. ¿Quién sabe esto? Estos dos se agitaban afuera de la biblioteca del barrio vietnamita, recargados (él), contra la pared de la biblioteca, parados (ella), en el verde césped de mayo. Un césped muy verde.

Era una mañana tranquila y desolada, aun no abrían la biblioteca. Debía regresar unos libros y conectarme al Internet.

Estacioné mi auto en el parqueo, mientras el indigente me observaba apenado por el maltrato que recibía de la que parecía ser su pareja. Una mujer con la piel sucia, bronceada.

Por lo que alcancé a desdibujar, se trataba de un dialogo obsesivo. Ella le repetía la misma información: Jerry, Jerry, Jerry...

Jerry, Jerry, Jerry...

Comments

Popular posts from this blog

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche