Skip to main content

Campo Abierto


La vida es un campo abierto, lleno de posibilidades y aventuras, retos, incertidumbres. Viajamos a La Paz para localizar una casa, porque leímos en el diario que en esa entidad había oportunidades, ranchos, predios.

Dimos una vuelta por el malecón. El día era caluroso. El mar golpeaba la costa. La configuración de la costa había cambiado desde la última vez que había visitado, durante mi infancia, hacía 18 o 20 años.

Parecía que el nivel del mar había subido. Unos muros de piedra, en parte destruidos, la hacían de rompeolas, deteniendo el flujo del mar. Un escenario muy pintoresco.

Fuimos al campo a buscar el lote en cuestión. Eran grandes propiedades, cubiertas de pastizales dorados y hermosos. Pronto olvidamos a lo que íbamos, o habrá sido el calor de la novedad, encontrarnos en unas vacaciones repentinas, sin hijos.

Su cuerpo delgado, suave al tacto. Su piel morena, curvilínea. Desnudos pues, quedamos sin ropa, detrás de una cerca de palos y ramas. Unos campesinos laboraban a la distancia, cosechando el trigo.

Comments

Popular posts from this blog

Tai

Hablaban en el restaurante. La mujer rubia, joven, y el hombre veterano, de pelo gris. Una mesa de mantel blanco entre los dos. Una conversación cifrada.

La mujer hacía preguntas, ¿Dormiste bien? El hombre, con gesto de agobio, apocamiento, una cicatriz en la frente. Dormí bien, dice, sólo unas horas. Bajé y te vi con los ojos abiertos, dice ella, no sabía si dormías. Pasaste unos días en el hospital. Dejé comida en el refrigerador. Cuántos sobrinos tienes.

La comida Tai, pausa esta conversación. Ella comenta acerca de su esposo, algo que no se entiende, que su esposo algo. El hombre, sonrojado, se levanta al baño.

Le picó la comida, dice mi amigo.

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Fin del drama