Skip to main content

Mucho ojo

Cada hombre
Lleva en sus ojos
La indicación exacta de su rango

-Emerson

Este pensamiento de Emerson lo había cavilado en varias situaciones de mi vida, al encontrarme con un tipo de persona, y sentir una reacción a su persona, un sentimiento referente al mensaje oculto de sus ojos.

Miradas, ojos. Bien dicen, la ventana del alma o subconsciente, son los ojos.

Miradas felices, miradas tristes, miradas pensativas, miradas duras, miradas apagadas. Miradas que atraen, miradas que invitan. Miradas que rechazan o alejan.

Todo está en los ojos.

Comments

  1. Miradas de indiferencia...

    ReplyDelete
  2. En efecto, las miradas expresan mucho más que las palabras. Completan el mensaje que la persona transmite, o lo traducen, poniéndolo en el contexto de su interior.
    Te mando un abrazo

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche