Skip to main content

Lo que nos decimos

Todos hemos oído hablar de las afirmaciones positivas. Una afirmación significa hacer firme algo, hacerlo cada vez más firme, más real. Una afirmación es un enunciado de carácter positivo que repetimos, mentalmente, hablado o escrito.

¿Para qué funciona una afirmación? Para cambiar viejas pautas mentales, creencias negativas, para renovar nuestra forma de pensar y vivir, pero sobretodo, y esto me parece lo más trascendental e importante, para tomar el control de nuestro ser, para ser nuestros propios jefes.

Es común verse arrollado por las experiencias diarias, por las influencias externas, positivas y negativas, por lo que los demás piensan de nosotros, lo que sucede a nuestro alrededor. Pero siempre tenemos la alternativa de aceptar esas sugestiones, o de afirmar quiénes somos, y a dónde vamos. Siempre tenemos la opción. Si no lo hacemos, alguien más lo hará por nosotros.

Bien lo dice la Biblia en Romanos 12,2:

No vivan ya según los criterios del tiempo presente. Cambien su manera de pensar, sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

Esto significa que sin importar cuál es la condición externa, buena o mala, podemos transformarnos para bien o para mal, para el éxito o fracaso, tomando control de lo que pensamos, teniendo pensamientos positivos.

Ser proactivos, en lugar de victimas. Tomar el control de nuestros pensamientos, teniendo pensamientos productivos.

Cuando hacemos afirmaciones, abandonamos el papel de víctima y nos hacemos dueños de nuestro camino. Ya no le podemos echar la culpa a nadie. Ahora tenemos el control y seguimos adelante, hacia donde queremos llegar. Así es como retomamos nuestro poder personal. Así es como encontramos nuestro poder personal.

El poder personal empieza con uno. Está en nosotros encontrarlo.

En inglés esto se conoce como 'empowering o empowerment' y se refiere más o menos a "el aumento de nuestro valor... el aumento de nuestra confianza... nuestra facultad para desarrollar nuestras propias capacidades...". Pero también se define como, "darse poder, darse permiso, autorizarse a uno mismo...".

En pocas palabras, haciendo afirmaciones, nos damos permiso, nos damos poder, para lograr lo que queramos, para llegar a ser como queramos ser. Todo está en nuestros pensamientos.
Todo lo que somos
Es el resultado
De lo que hemos pensado

-Buda
- - -

Libros recomendados que hablan de estos temas:
The Power of Your Subconscious Mind
The Magic of Believing
The Game of Life And How To Play It
The Miracle of Mind Dynamics: A New Way to Triumphant Living
The Power of Positive Thinking

Blog con un post interesante acerca de este tema:
Gotas de luz

- - -

Este fue un pequeño artículo basado en experiencias personales y lecturas obligadas acerca de estos temas. Se aceptan comentarios o experiencias personales.

Comments

Popular posts from this blog

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche