Skip to main content

Tu pequeñez no le sirve al mundo


Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados, nuestro miedo más profundo es que somos inmensurablemente poderosos.

Es nuestra luz, no nuestra obscuridad, lo que más nos asusta.

Nos preguntamos a nosotros mismos: ¿Quién soy yo para ser brillante, esplendido, talentoso y fabuloso? Pero en realidad, ¿Quién eres tú para no serlo?

Eres un niño de Dios.

Tu pequeñez no le sirve al mundo. No hay nada iluminado en retraerse para que los otros no se sientan inseguros cuando están contigo.

Has nacido para manifestar la gloria divina que existe en nuestro interior. Esa gloria no está solamente en algunos de nosotros, está en cada uno. Y cuando permitimos que nuestra luz brille, subconscientemente le damos a otro permiso para hacer lo mismo.

Al ser liberados de nuestro miedo, nuestra presencia automáticamente libera a otros.

-Marianne Williamson

Comments

Popular posts from this blog

Tai

Hablaban en el restaurante. La mujer rubia, joven, y el hombre veterano, de pelo gris. Una mesa de mantel blanco entre los dos. Una conversación cifrada.

La mujer hacía preguntas, ¿Dormiste bien? El hombre, con gesto de agobio, apocamiento, una cicatriz en la frente. Dormí bien, dice, sólo unas horas. Bajé y te vi con los ojos abiertos, dice ella, no sabía si dormías. Pasaste unos días en el hospital. Dejé comida en el refrigerador. Cuántos sobrinos tienes.

La comida Tai, pausa esta conversación. Ella comenta acerca de su esposo, algo que no se entiende, que su esposo algo. El hombre, sonrojado, se levanta al baño.

Le picó la comida, dice mi amigo.

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Fin del drama