Skip to main content

Un comentario navideño para Vishnu

Nadie sabe para quién trabaja

Este blog ha pasado por varias mutaciones de contenido. Recuerdo que empezó como vertedero personal de inquietudes. Tenía otro blog, digamos, más literario, y este lo usaba como un lado B.

Este lado B empezó a llenarse cada vez más de lo que estaba practicando en ese momento de mi vida: la meditación. Empecé a meditar pues, como estilo de vida aledaño a mis otras cosas, y este blog lo llenaba de citas relativas a la meditación.

Con el tiempo empecé a variar de contenido. Ponía relatos que escribía, y recuerdo que una persona me dijo, "Vas a confundir a tus lectores, los vas a sacar de onda".

Lo decía como advertencia, pero yo peleaba con la idea de que un blog puede manejar contenidos de varios tipos. Por ello la idea de compartir a las personas que les gustaba las citas de meditación, mis otros gustos literarios.

¿Funcionó? Para mí sí, pero quizá para los lectores no.

De forma que regresé de lleno a las citas de meditación, que me parecían muy bellas, y que suponía podían ayudar a alguien. Pero eso tampoco fue garantía. Las visitas al blog no subieron. Aunque de pronto sí notaba que me iban agregando seguidores a sus listas.

Sin embargo, no fue para tanto este movimiento como para satisfacer. Fue más que nada un reflejo de que, 'nadie sabe para quién trabaja'. Siempre quise darle importancia a lo que escribía, relatos, comentarios. Pero como veía que eso no causaba proyección o interés, lo volví a dejar.

Y así es mi viaje por los blogs actualmente. Una ida y venida, que nunca satisface completamente. Y no es que busque esa satisfacción, es solo que el tiempo invertido en ello, uno quisiera verle resultado de algún tipo, si no se vuelve como estar tirando sentimientos a un hoyo negro, de donde regresa poco, o nada. Un resultado muy desolador.

Habiendo dicho esto, se comenta que regresaré un poco a contenidos variados en este blog. Y esto fue producto de una charla que sostuve, donde me dijeron, "Deberías escribir eso". Y me pregunté, ¿en qué blog? ¿En el Camino Medio, en el Literario, en cual?

Esa respuesta nunca se sabe.

Comments

  1. A veces tengo la sensación de que un blog es como un Tamagochi, como una sanguijuela que nos sorbe el tiempo. Me veo reflejado en lo que comentas, especialmente porque yo tambien he abierto un 2º blog. Seguiré con ellos hasta que decida darles la orden de hacerse sepuku.
    Un abrazo.

    ReplyDelete
  2. Hola Angel,
    Precisamente eso.
    Gracias por el buen comentario.

    ReplyDelete
  3. Mientras sigas escribiendo y compartiendo, seguiré leyendo. Un abrazo fuerte.

    ReplyDelete
  4. En los blogs, como en la vida, vamos vertiendo y recogiendo lo que nosotros y los demás somos o creemos ser, no está ni bien ni mal, es nuestro aporte a la realidad; es la respuesta que le damos a la vida y el reconocimiento que vamos haciendo de lo que cada uno es. No te preocupes por el resultado lo más valioso son tus intuiciones y no lo dudes que llegará a quienes están destinadas, más allá de que te des cuenta o no.
    Saludos en la esperanza de que seguiré leyéndote.

    P.D. si estás en facebook buscame que ahora ando también por esos lugares (con mi nombre y apellido)

    ReplyDelete
  5. Gracias Delia, tus palabras siempre tan reposadas y saludables. Saludos. B.

    ReplyDelete
  6. Saludos Htree ;)

    ReplyDelete
  7. A mí me pasó algo parecido y mi blog ha ido evolucionando conmigo. Los lectores que no han seguido esta evolución se han ido y otros nuevos llegan y me animan y acompañan.
    Yo busco sitios como el tuyo y voy encontrando tanta y tanta gente que me quedo sorprendida y me pregunto ¿dónde he estado todo este tiempo?

    Un saludo y sigue haciendo lo que te apetezca en cada momento.

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Tai

Hablaban en el restaurante. La mujer rubia, joven, y el hombre veterano, de pelo gris. Una mesa de mantel blanco entre los dos. Una conversación cifrada.

La mujer hacía preguntas, ¿Dormiste bien? El hombre, con gesto de agobio, apocamiento, una cicatriz en la frente. Dormí bien, dice, sólo unas horas. Bajé y te vi con los ojos abiertos, dice ella, no sabía si dormías. Pasaste unos días en el hospital. Dejé comida en el refrigerador. Cuántos sobrinos tienes.

La comida Tai, pausa esta conversación. Ella comenta acerca de su esposo, algo que no se entiende, que su esposo algo. El hombre, sonrojado, se levanta al baño.

Le picó la comida, dice mi amigo.

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche

Fin del drama