Skip to main content

Extrañeza y realidad



1

El escritor tiene la obligación de mantenerse siendo niño, un adolescente. Es decir, el escritor tiene la obligación de cultivar la ingenuidad, porque solamente desde la ingenuidad se puede provocar la extrañeza frente a la realidad. Y solamente se puede escribir desde la extrañeza, es decir desde el conflicto. Y si no hay conflicto, no hay literatura.

2

Mi mejor material literario está en lo cotidiano, porque no hay nada más raro que lo normal. Hay gente que se va a África, y está dos meses dando vueltas y cuando vuelven, le preguntamos qué tal le ha ido, y dice que bien. Hay gente que va a la esquina a comprar un paquete de tabaco y cuando vuelven nos cuentan una aventura. Esta es una diferencia entre el que es escritor y el que no es.

3

Escribir consiste en gran medida en asociar. Un escritor tiene que tener siempre una capacidad asociativa. Un escritor sin capacidad asociativa, es como un jugador de tenis manco. La función del escritor consiste en asociar cosas, que en la realidad parecen desasociadas, en encontrar relaciones secretas, en cosas o asuntos. Esta es la gran tarea del escritor. Encontrar la malla invisible que une todo lo existente.

4

Yo doy mucha importancia a los sueños. Me gusta mucho soñar. Los sueños nos dicen cosas, pero nos la dicen en clave. Y no hay nada más entretenido, que haber tenido un sueño y pasar todo el día dándole vueltas en la cabeza, como un niño le da vueltas a un caramelo.

-Juan José Millás

Comments

Popular posts from this blog

Metta Sutta, Discurso del Buda acerca del amor incondicional

48
Aquella que desee penetrar el estado de paz y perseguir su bienestar debe ser capaz, recta, muy recta, afable, apacible y sin vanidad.

49
Debe estar satisfecho, ser fácil de mantener, tener pocas actividades y posesiones, ser controlado en sus sentidos, ser prudente, sin desverguenza y sin apegos a familias.

50
No debe cometer la más mínima falta que pudiera ser objeto de censura por parte de los sabios y las sabias. Que todos los seres estén felices y seguros. Que estén felices en sus corazones.

51-52
Que todos los seres que existen, débiles o fuertes, largos o grandes, medianos o bajos, pequeños o gruesos, conocidos o desconocidos, cercanos o lejanos, nacidos o por nacer, que todos los seres sin excepción estén felices.

53
Que nadie engañe ni desprecie a otra persona en ningún lugar; que no desee el daño de los demás con enojo o malevolencia.

54
Así como una madre o un padre protege; a su única hija o hijo a costa de su propia vida, de la misma forma uno debe cultivar un corazón sin límites…

El enemigo

El enemigo es la falta de conciencia, falta de presencia.

~Traleg Rinpoche