Skip to main content

Posts

Showing posts from October, 2007

El mejor regalo

El mejor regalo que me han dado vino por parte de mi hermano. Con el tiempo lo olvidé, pero fue él quien me dio ese regalo. ¿Fue él, o fue Dios actuando a través de él?. Esos días yo pasaba por una crisis personal, y necesitaba encontrar una respuesta, una paz interior que le diera balance a mi vida. ¿Por qué no meditas?, me dijo. En ese momento me dio curiosidad su comentario. Yo ya había meditado una que otra vez en mi vida, pero nunca como un estilo de vida. A partir de ese momento empecé a meditar, y no he parado. Sí, ha sido el mejor regalo de mi vida. Diario vuelvo a estrenar ese regalo.

Frescura y efectos

A veces, uno lee acerca de los efectos de la meditación, pero a veces uno los experimenta. Entonces uno entiende el progreso. No es que deba haber progreso. No hay progreso. Es lo que es. Es solo que uno lo nota.

Ayer terminé de meditar (en casa de mi hermana), y mi mamá había puesto un incienso. Le dije que olía muy rico ese incienso. Es el de siempre, dijo. Se refería al Nag Champa, el incienso que usa mi hermana y yo también. Yo sabía que era ese, pero en ese momento era como si fuera nuevo, como si lo oliera por primera vez. Mi mamá no lo estaba oliendo desde una perspectiva fresca, lo hacía desde una una conceptualizacion, una programación. Me quedé pensando y no dije nada. Me pareció maravilloso cómo podemos vivir el zen, ver todo como si fuera la primera vez.

Otro beneficio. Antes, había ciertas cosas que me turbaban. Sobretodo aquellas relacionadas con el protagonismo intelectual. Antes me importaba tener la razón, aun me pasa eso, pero ahora he comprobado cuando me encuentro e…

De apegos al TM

Últimamente empecé a cambiar mi estilo de meditación. No cambiarlo, sino agregarle un elemento, un mantra. Lo hice por frescura, para darle variedad a mi práctica. Cuando empecé a meditar, leí que la meditación con mantra o TM, tenía efectos más claros que otros tipos de meditación. Por lo menos hay más estudios científicos que fundamentan los efectos. De forma que le di oportunidad a eso. Al inicio sentí un reposo especial. Una quietud. Pero luego, quizás por mi apego a que la meditación saliera perfecta, me vi buscando formas alternas de decir el mantra, combinarlo con la respiración, para que no me hiciera ruido, y poder llegar a la quietud. No ha sido fácil. He tenido meditaciones especiales, pero otras han sido forzadas. El caso es que ando probando distintas cosas, tratando de no forzar, ni apegarme a nada, que todo fluya hacia la claridad.

Acto de fe

Un acto de meditación es en realidad un acto de fe -fe en tu espíritu, en tu propio potencial-. La fe es la base de la meditación. No una fe en algo externo a ti -un Buda metafísico, un ideal inatenible, o las palabras de otra persona-. La fe es en ti mismo, en tu 'naturaleza Buda'. Tú también puedes ser un Buda, un ser despierto que vive y responde de una forma sabia, creativa y compasiva.

-Martine Batchelor

Paso a paso, día a día

No tengas prisa en acelerar o forzar tu práctica de meditación. Haz tu meditación tranquilamente, paso a paso, día a día. En cuanto a serenidad, si te vuelves sereno, entonces acéptalo. Pero si te sucede lo contrario, acepta eso también. Esa es la naturaleza de la mente. Debemos encontrar nuestra propia práctica de meditación y mantener la determinación.

--Ajahn Chah, 'Bodhinyana'

Papá meditador

El otro día meditaba, pero podía escuchar que mi hija estaba haciendo un berrinche. Cuando terminé, ahí andaba ella, recostada en un sofá con su cara de berrinche. Luego mi esposa me puso al corriente, y básicamente estaba en mí en corregir a la niña (la mamá ya había perdido la paciencia). La situación había escalado al punto de que debía tomar una acción enérgica, saliéndome del espacio meditativo. El esquema mental luego de meditar. Y así pasó. Al rato me encontré adoptando conductas de 'papá severo' 'papá estricto', que no van con mi idea de 'papá que medita' y que me sacan del esquema meditativo. Eso en sí es un dilema para mí en estos momentos. Cómo balancear ambas cosas. La meditación, con la vida doméstica de tener que corregir a hijos desobedientes o malcriados. Es un tema que me conflictúa, porque presiento que están a la edad (5 y 3) donde si uno se muestra muy amoroso y pacifico (papá meditador), entonces le toman la medida a uno y se van malcriando…

Ser movido hacia el centro

La palabra meditación viene del latín meditare. Significa 'ser movido hacia el centro'. Estamos siendo movidos al centro. Este centro es nuestra esencia. Meditación tras meditación, dejando ir todo, nos volvemos más conscientes de nuestro centro. Nos volvemos más enraizados en él. Este simple acto de quedarse absolutamente quieto, dejando ir todo, tiene efectos profundos. Sentarse y quedarse absolutamente quieto, la mente y el cuerpo no están separados. Hay un gran poder curativo en esto.

-Maurine Stuart

Detenerse y observar

'Detenerse y observar', son el ying y yang de la meditación, mitades complementarias de una unidad. El significado fundamental de 'detenerse y observar' es detener la ilusión y observar la verdad.

--Thomas Cleary, 'Stopping and seeing'

La meditación debe ser extendida al resto del día

Afuera de un monasterio zen hay una frase: "No desperdicies tu vida". Practicar budismo es estar vivo cada momento. Cuando practicamos la meditación, tenemos los recursos para hacer eso. Durante el resto del día también debemos meditar. Es más difícil, pero es posible. La meditación debe ser extendida al resto del día.

--Thich Nhat Hanh, 'Being peace'

Porque estamos iluminados

La meditación es una actividad como dormir, comer, ir al baño: si uno no realiza estas actividades, se nota una diferencia. Si no comemos, no da hambre. Si no dormimos, nos sentimos cansados. Si no meditamos, nuestra estabilidad disminuye y nos sentimos 'fuera de centro'.

No meditamos para ser iluminados, así como no comemos y respiramos para estar vivos. Porque estamos vivos, respiramos. Porque estamos vivos, comemos. Porque estamos iluminados, meditamos.

--Bernard Glassman y Rick Fields, 'Instructions to the cook'

Samadhi

Samadhi puede también entenderse como el mantenimiento de la atención en lo cotidano, de forma que no tropecemos, no se nos caigan las cosas de las manos, no choquemos con la gente al cruzarnos, no tecleemos mal las palabras al escribir, no nos cortemos con el cuchillo al partir la verdura.

--Miguel de la Vega, zen@yahoogroups.com

Moral

Mi esposa, la cual no medita, pero deseo que medite, me preguntó, cuáles son los beneficios de la meditación. Le dije, ese tipo de preguntas, son de la sociedad de consumo. De querer saber cuál es la ganancia (¿Qué gano yo?). No es que no haya beneficios. Hay muchos. Es solo que no debemos esperar nada de la meditación o entrar a ella desde una perspectiva de interés. Esto es algo que uno aprende con el tiempo. Yo mismo cuando empecé a meditar busqué artículos en Internet. Lo curioso es que ya se me olvidaron los beneficios, o no me importan. Medito porque me nace. Porque quiero estar con Dios.
- - -
Beneficios: moralidad. Conforme uno avanza en la práctica de la meditación, nuestro sentido de moralidad se intensifica. El bien y el mal se delinean. Hacer lo correcto sale naturalmente. No es que no haya impulsos o desviaciones, si hay, somos humanos. Pero si uno lleva a cabo una conducta dudosa, inmediatamente viene la conciencia a decirnos.

La meditación florece despacio

Recuerda: un método es solo el medio, no la meditación en sí. Es a través de la práctica de ese método que alcanzas la perfección de la presencia total, que es la meditación verdadera.

Hay un dicho tibetano: "Gompa ma yin, kompa yin," que significa: "La meditación no es; acostumbrarse a ella sí". Quiere decir que la meditación no es más que acostumbrarse a la práctica de meditación. Como se dice: "La meditación no es esfuerzo, sino asimilarse naturalmente a ella".

Mientras continúas practicando el método, entonces la meditación florece despacio. La meditación no es algo que puedes 'hacer'; es algo que debe suceder espontáneamente, solamente cuando has perfeccionado la práctica.

--Sogyal Rinpoche

La práctica

Para ser un budista zen, no es necesario creer en algo. Si crees, está bien. Pero el camino de Buda es la práctica. Por lo tanto, uno debe sentarse y practicar. Uno debe comportarse como un practicante del Camino. Uno debe abrirse a su verdadera naturaleza.

Esta práctica es sencilla, pero desafiante. La meditación requiere que tomemos un asiento, erguidos, y respirar. Cuando camines, un pie enfrente del otro, nada más. Cuando comas, mastica la comida, saborea la comida, nada más.

Zen es acerca de lo esencial. Es estar presente y presenciar lo esencial sin la imposición del pensamiento o sentimiento. Por ahora, sólo practica. Más que nada, sólo practica.

--So Daiho Hilbert

Nitashu

Trabajo con placer porque estoy creando el trabajo y las cosas que me gustan hacer. Cada día voy a mi propia velocidad, por los caminos de la vida. Un poco de dinero, suficiente salud y mucha libertad. Mucha libertad.

Seres expansivos

La salud. La vida. El desgaste de la vida. Todos vamos a morir. Y tener una enfermedad o condición médica, es un paso que nos acerca a esa noción. Envejecer también. Y cuando nos acercamos a esa noción de muerte, nos entra la humildad, la sensibilidad. Nos ablandamos. Nos hacemos humanos. Algo bueno trae la noción de muerte.

Pero a veces demostramos mucho apego por la vida. Queremos estar sanos. Queremos estar bien, sentirnos bien, felices. Ser felices, en muchos casos, es estar libre de problemas. Nos apegamos a esa búsqueda de estar bien. Queremos la medicina que nos de felicidad para siempre. Pero, porqué no vivir el momento presente, y saber-admitir, que estamos muriendo, y de esa forma, ablandarnos a la vida, al paso del tiempo.

Lo interesante de esto, es que en la meditación el tiempo no existe. Es un espacio sin límite. Una expansión de nuestro ser. Ahí el tiempo deja de existir, y todo apego a la vida, al control del tiempo, queda atrás. Nos hacemos seres universales, parte del …

Teilhard de Chardin

Algún día cuando hayamos amaestrado los vientos, las olas, las mareas y la gravedad... conquistaremos las energías del amor. Entonces, por segunda ocasión en la historia del mundo, el hombre habrá descubierto el fuego.

Verdadera naturaleza

Hace unos días, no sé cómo, quizá iba caminando, cuando camino me llegan las mejores ideas. Era en la mañana. Me llegó la idea, y esto es algo que quizá leí en alguna parte, era que venimos a este mundo con una ignorancia o ceguera implícita, la cual vamos purificando, mediante formas y caminos, pruebas. Dios nos pone aquí para ayudar al mundo. Y también nos da una fe. Esa fe conlleva una búsqueda personal. Entonces vamos por la vida pensando que no estamos solos, que somos parte de algo, y que nos toca desenredar esa idea en esta vida, llegar al núcleo de nuestra esencia, lo que somos. Quizá a eso es lo que se le llama iluminación, despertar, entender nuestra verdadera naturaleza. Eso que éramos antes de nacer. Como si Dios dijera, voy a ponerte en el mundo pero olvidarás tu verdadera esencia, quién eres y de dónde vienes. En ti está buscar eso, y si un día lo consigues, me volverás a ver.

The View

Cuando las enseñanzas de la meditación hacen clic en tu corazón y mente, tendrás la 'Perspectiva' (The View). Cualquier dificultad que enfrentes, encontrarás que tienes una serenidad, estabilidad, entendimiento, y un mecanismo interno --llámalo un 'transformador interno'-- que trabaja para ti, para protegerte de ser víctima de perspectivas errantes (Wrong views). Bajo esa 'Perspectiva' (The View), descubrirás 'una guía de sabiduría', siempre lista para aconsejarte, apoyarte y recordarte de la verdad. La confusión aun aparecerá, es normal, pero con una diferencia crucial: ya no te enfocarás en ella de forma obsesiva y ciega, sino con humor, perspectiva y compasión.

--Sogyal Rinpoche

Ego

El ego, dijo, es lo más difícil de vencer (convencer), de limpiar, erradicar del alma. Esta necesidad imperiosa de salir encima de los demás, airoso de sentimientos heridos, es una perturbación, una fantasía. El ego, dijo, en todas partes y en distintas medidas. Empieza por el Yo, que debe ser satisfecho antes que los demás. El Yo, como ínfula mayor. El Yo, como irrealidad.

Dicho Zen

Antes de que estudias Zen, un plato es un plato y té es té. Mientras estudias Zen, un plato ya no es un plato y té no es té. Después de estudiar Zen, un plato es otra vez un plato y té es té.

Apetitos existenciales

A veces tomamos las cosas por garantizadas. Cada momento del día guarda su propia novedad y cosecha de virtud. En la mañana me levanté y medité 20 minutos. Fue una meditación llena de silencio y quietud. Encontrar esos estados son una delicia. No siempre se logra ese balance y reposo donde el alma se siente ligera y transparente, llena de luz. De ahí, preparé un desayuno. Esa es la parte donde participo familiarmente. Me gusta. Es una de las enseñanzas que mi mamá nos dejó, ser autosuficientes, por lo que con el tiempo he dominado varias cosas. Más tarde iba a hacer otras cosas, pero mi hijo me dijo que le ayudara a armar un avión. En ese momento vi que en otras ocasiones quizá he dejado pasar esas oportunidades de papá-hijo, por lo que le entré al juego. Y así la mañana, con sus apetitos existenciales, desenvolviéndose ante uno.

Dejar ir

Cuando hacemos meditación, debe existir libertad. La práctica va en contra de cualquier apego o rigidez. No debe haber esfuerzo, o un sentido de responsabilidad hacia una práctica diaria. No debemos ver la práctica como una tarea o faena con la cual debemos cumplir para satisfacer el requerimiento espiritual. Meditar debe nacer del interior, de un afán por ser uno con Dios, de volver a nuestra verdadera naturaleza, pero sin ninguna obsesión o apego a un sistema o lineamiento. No importa si solo meditamos una vez al día. Tampoco importa si un día meditamos 15 minutos en lugar de 20. No importa si solo meditamos 5. Lo que importa es el acercamiento a la práctica, el espíritu de libertad. Si sentimos que debemos cumplir con una faena, no la haremos, se verá como una obligación y pronto perderá su esencia.
Monje: Maestro, acabo de entrar al monasterio, por favor enséñame.
Joshu (778-897): ¿Has comido tu arroz?
Monje: Sí, ya lo hice.
Joshu: Entonces lava tu plato.
Después de estas palabras el monje fue iluminado.
No necesitas salir de tu cuarto. Continúa sentado en tu mesa y escucha. Ni siquiera escucha, solo espera. Ni siquiera espera, quédate quieto y solitario. El mundo se te ofrecerá para que lo desenmascares, no tiene otra opción, rodará a tus pies en éxtasis.

Franz Kafka

Capa marina

Mientras me acercaba a mi casa por la carretera, el horizonte en el mar se veía rojizo, con una cordillera de montañas al borde del mar, donde el mar y el cielo se hacen Uno. No eran montañas, era la capa marina que cubre el paisaje en la noche.

No-ego, no-dualidad

La verdadera gloria de la meditación no radica en un método pero en su continua experiencia de presencia, dicha, claridad, paz, y más importante, en su completa ausencia de apego.

La disminución de apego es una señal de que te estás liberando de ti mismo. Y entre más experimentes esta libertad, más clara la señal de que el ego y los temores se están disolviendo y más cerca estarás a la infinita y generosa sabiduría del no-ego.

Cuando vives esa sabiduría, ya no encontrarás una barrera entre 'yo' y 'tú', 'esto' y 'eso', 'adentro' y 'afuera'; estarás finalmente en tu verdadero hogar, el estado de la no-dualidad.

--Sogyal Rinpoche

Miradas

Ayer fuimos a caminar y mi hijo se quedó dormido en la carreola, como es su costumbre. Cuando llegamos a la casa, lo dejé afuera, para que durmiera al aire libre. Mas tarde, cuando se levantó, me alcanzó en mi cuarto donde yo veía la televisión. Llegó y se acostó a mi lado, aun venía modorro de su siesta. Yo continué viendo la TV, pero de pronto sentía su mirada y volteaba. Él me veía. Tenia una mirada entre dormida, pero estaba viéndome. Era una expresión de placidez y amor, que me cimbró de una vez. Es distinto estar en esas situaciónes, como 'padre'. Pero también muy confortante y amoroso. Por un instante vino a mí la imagen de un angelito. Ese tipo de imagen que uno podría tener de lo que sería un ángel que estuviera nuestro lado, viendo nuestras acciones sin juicio, solo amor incondicional.
Se dice que cuando Buda logró la iluminación, lo que deseaba era mostrarnos la naturaleza de la mente. Pero también entendió con una compasión infinita lo difícil que sería para nosotros entenderlo. A pesar de que tenemos la misma naturaleza interna de Buda, no lo hemos entendido porque está envuelta en nuestras mentes ordinarias.

Imagine un envase vacío. El espacio 'interno' es igual al 'externo'. Solo las frágiles paredes del envase separan a uno del otro. Nuestra mente buda está dentro de las paredes de nuestra mente ordinaria. Pero cuando logramos la iluminación, es como si el envase se rompiera. El espacio 'interno' se une al 'externo'. Se convierten en uno: entonces entendemos que nunca estaban separados, siempre fueron lo mismo.

Sogyal Rinpoche

Ve a todos como Buda

Cuando estás en una congestión vehicular, ¿puedes observar a los conductores, especialmente aquellos que cambian de carriles, y verlos como Buda? En una situación de trabajo, si tienes un jefe conflictivo, ¿puedes verlo como Buda? Si tú eres gerente, ¿puedes ver a la persona que trabaja para ti como Buda?

--Gerry Shishin Wick Sensei

Morning meditation

A veces hay tiempo para meditar. Hoy fue el caso. Desde ayer me había hecho la promesa de levantarme temprano para meditar. Ayer medité más de lo regular, hice un mini retiro doméstico, medité 90 minutos. Hoy me levanté temprano y medité 20. Fue una meditación sutil. El clima ya es más fresco, y me puse unos pants. Medité así, con una temperatura fresca, y puse el incienso de sándalo. Meditar en la mañana se distingue, por lo menos en mi caso, de que en la noche hay ocasiones en que el cansancio del día hace más difícil la meditación, uno entra en estados semi dormidos. En la mañana el cuerpo está fresco y la mente también. Además, se inicia el día con una perspectiva centrada y reposada.

Nubes azules grisáceas

3-
Algunos videos:
A Day in the Life of a Zen Monk
Zen Chanting - Shomyo
What meditation really is - Sogyal Rinpoche
The Purpose of Life - Sogyal Rinpoche
Looking for the elephant's footprints - Sogyal Rinpoche
The essence of Buddhism - Sogyal Rinpoche

2-
Uno de los efectos de la meditación, es que nos volvemos más conscientes de nuestro cuerpo durante el día, sus movimientos, posturas, sensaciones. Es común andar por el día con una conciencia automática, y no es hasta cuando sufrimos un accidente, nos caemos, torcemos el tobillo, cuando nos damos cuenta de nuestro cuerpo, que tenemos un cuerpo. Pero con la meditación, la experiencia del cuerpo está con nosotros. Mientras bajamos una escalera, sentimos cada paso, mientras tomamos un artículo de un gabinete, lo hacemos con cuidado. Atrás quedaron los movimientos torpes donde surgen accidentes porque, precisamente, no prestábamos atención a lo que estábamos haciendo. Eso es la meditación, prestar atención.

1-
Salí a caminar y había nubes azul…

Shankaracharya

Neither attachment nor aversion can touch me
Neither greed, delusion, pride, nor jealousy are mine at all
I am not duty, nor wealth, nor happiness—
I am Consciousness and Bliss

Cuando alguien te da una lección de pensar en los demás

Hay cosas que van más allá de las acciones o palabras. Por ejemplo un niño de 3 años que te da un dulce para que te lo lleves al trabajo, algo así como tu lonche. Cuando te lo comes, te acuerdas de él, pero no nomás de él, sino de su detalle, su gesto de compartir, pensar en ti. ¿Cómo o porqué le nació ese gesto de compartirte un dulce? Y sobretodo, dentro de las minucias de su día, cómo y porqué se acordó de ese gesto, esa atención. Si uno profundiza en esto, se llega a cierto sentimiento, y luego aparece una sonrisa.

Herman Hesse

No hay otra realidad que la contenida en nuestro interior. Es por ello que mucha gente vive una vida irreal. Consideran las imágenes externas como realidad y no dejan que su mundo interior se afirme.

Haz buenas obras

Haz buenas obras con todo tu corazón y por todo medio posible. Mantén la mente libre de impurezas. Eso es la práctica de la virtud. Todo lo demás son apariencias vacías.

--Tirukkural 4:33-34

Mi Zu

Observarte a ti mismo es la clave de tu transformación
Deja ir
Permite que las cosas sucedan como vienen
Usa tu inteligencia y aprende de lo que ves en ti
Eso es suficiente

Toxicidad

Fuimos a un festín infantil, dijo, y entre las amenidades del banquete, encontramos alimentos que no se apegaban a la caducidad (no es la primera vez que nos sucede, son personas humildes, que adquieren alimentos a descuento porque su caducidad ha vencido). Bien, dijo, nuestra hija enfermó de intoxicación alimenticia. Le comenté a la mamá de la niña que debería enviarles el cobro a la familia, pero ambos sabíamos que no era la acción correcta a tomar. Hasta en esas circunstancias se siente el peso del agradecimiento.

Culpa

La culpabilidad es el barómetro del alma, dijo, el termómetro de la moral. Uno siente culpabilidad porque es el aviso interno de una acción negativa. Bajo estas enunciaciones, podemos ir en paz.

Maestros en muchas formas

En india vivía en una choza de 6 por 7 pies. En lugar de una puerta tenía una tela. Estaba sentado en mi cama meditando y un gato entró y se sentó en mi regazo. Tomé al gato y lo lancé por la puerta. Diez segundos después estaba en mi regazo. Empezamos este juego. Lo lanzaba y regresaba. Lo lanzaba porque quería meditar, alcanzar la iluminación. Pero el gato seguía regresando. Empecé a irritarme con la persistencia del gato. Después de media hora me di por vencido. No había nada más que hacer. Sentado ahí, el gato regresó y se sentó en mi regazo. Pero no hice nada. Lo dejé estar. Treinta segundos después el gato se retiró. Nuestros maestros vienen en muchas formas.

--Joseph Goldstein